El Museo del Prado se deja tocar

0
11

Una exposición de seis reproducciones de obras maestras de su acervo, en clave más “táctil” que meramente visual, está teniendo lugar este año en el Museo del Prado hasta el 18 de octubre de 2015.

Se trata de copias con carga matérica y volumetría, a partir de materiales diversos, que permiten a personas con capacidad visual distinta a la normal apreciar formas, líneas, texturas y contornos de las siguientes piezas correspondientes al arte consagrado europeo: Noli me tangere (Correggio, 1525); La fragua de Vulcano (Diego Rodríguez de Silva y Velázquez, 1630); El quitasol (Francisco de Goya, 1777); La Gioconda (Taller de Leonardo da Vinci, 1503 – 1519); El caballero de la mano en el pecho (El Greco, hacia 1580); Bodegón con alcachofas, flores y recipientes de vidrio (Juan an der Hamen y León, 1627).

Con materiales de apoyo didáctico en braille, también se piensa en todos los videntes, por ello se ofrecen lentes de cartón opacos para que gente que tiene visión plena pueda disfrutar esta experiencia perceptiva.

Esta propuesta marca la apertura de la práctica expositiva de las grandes instituciones, que buscan afianzarse como espacios de interacción, construcción de experiencias emocionales y facilidad de acceso a sus imágenes, indicativas de la cultura contemporánea, donde, sin dudas, cada día más, el museo es el mensaje.

 

Museo Nacional del Prado.
Calle Ruiz de Alarcón 23, Madrid.