Cyd Charisse: “la” bailarina del musical de oro de los ´40.

0
26

Hace unos dias se cumplió otro aniversario de la desaparición física de Cyd Charisse, a los 87 años en 2008.
Considerada una de las mas bellas y mejores bailarinas de la época de oro del musical de los años 40 y sobre todo los 50, partenaire entre otros de Fred Astaire, Gene Kelly Gower Champion, Dan Dailey y Ricardo Montalban, la carrera de Charisse comenzó en el escenario, como solista en el Ballet Russe de Montecarlo.

Tula Ellice Funklea naciò en Amarillo, Texas, el 8 de Marzo de 1921(o 22 o 23!). Era una niña de salud muy frágil. La idea de que comenzara a tomar clases de baile para fortalecer sus piernas luego de padecer polio por un tiempo, fue de su padre, quien como buen amante del arte y el ballet consideraba esta la mejor gimnasia. “Sid” (el sobrenombre provino de la incapacidad de su hermano menor de poder decirle “Sis”- Hermanita) màs tarde fue cambiado a Cyd para darle “mayor elegancia” comenzó sus clases a los seis años, y a los 14 audicionó y posteriormente bailó con el Ballet Russe de Monte Carlo . “Cyd Funklea” no concordaba con tan elegante compañía, por lo tanto, optò por bailar con seudónimos como “Felia Siderova” o “ Maria Istomina”!.
En 1939 se reencontró con un joven bailarín que había sido su profesor, Nico Charisse, con quien se casó y tuvo un hijo, Nicky, en 1942.
Con la inminente amenaza que representaba la guerra para la compañía, David Lichine le ofreció un número de baile en una película, “Something to shout about“, en la que actuó utilizando el nombre de su mamà, Lily Norwood.
Llamando la atención del ya entonces famoso coreógrafo Robert Alton (que también había descubierto a Gene Kelly), quien la incorporó al grupo supervisado por Arthur Freed, que se encargaba de producir los musicales de la MGM. Su natural belleza, elegancia y talento, hicieron que rápidamente consiguiera roles tanto en películas musicales como en comedias y dramas, aunque en todas las que no fueran musicales, sus roles eran bastante limitados, dado que el carisma y la sensualidad que transmitìa como bailarina no se trasladaba a los momentos en que no lo hacía. Fue pareja en números de baile con Ricardo Montalbàn, en Fiesta (Fiesta Brava), On an Island with you (En una isla contigo) y en un número en el que además de ellos se agregó Ann Miller, para The Kissing Bandit, quizá la peor película de la carrera de Frank Sinatra: una vez terminada la misma, se la consideró tan lenta y aburrida, que se agregó el maravilloso número con Cyd, Miller, y Montalbán, pensando quizá que con ese número, salvarían la película: ni eso lo logró.

En este período, aparte de divorciarse de Charisse (pero manteniendo su apellido por el resto de su carrera) Cyd bailó no junto pero sí cerca de Fred Astaire en Ziegfeld Follies (Las Nuevas Follies de Ziegfeld) y tuvo un hermoso número para ella sola y varios compartidos con Virginia O’Brien y la maravillosa Judy Garland en The Harvey Girls (Las chicas Harvey). Recién en 1950 le dieron roles mas importantes en películas no musicales, una de las cuales fue East Side West Side. Contaba Cyd que una de las actrices mas populares y queridas por los directores y técnicos que la consideraban la mejor compañera, Barbara Stanwyck, a pesar de no haber tenido ningún problema o discusión con ella, no le dirigía la palabra a menos que compartieran alguna escena, y en ese caso, sólo lo que los personajes tuvieran que decirse.

No puede dejar de destacarse la primera colaboración de Cyd con Gene Kelly, en el ballet Broadway Rhythm de Cantando bajo la lluvia. Kelly optó por Charisse sobre Debbie Reynolds, pues necesitaba una partenaire con formación clásica para este número. El mismo, de por sí extremadamente complejo, lo fue màs aún dado que Cyd era màs alta que Kelly, y éste tuvo que reformar en ciertas partes la coreografía para que esto no se notara. Fue a partir de la sensación que causó en ese número que hizo que la crítica y sobre todo el estudio se fijaran finalmente en ella para encomendarle roles de mayor relieve.

En 1953 Cyd finalmente fue protagonista, y nada menos que junto a Fred Astaire en la maravillosa The Band Wagon (Brindis al Amor). En esta película, dirigida por el gran Vincente Minelli, que la adoraba, Cyd da una actuación que echó por tierra los comentarios de que como actriz era de madera, además de ser una de las mejores partenaires de Astaire; la película, coreografiada en parte por quien luego sería famosísimo coreógrafo sobre todo en Broadway, Michael Kidd, autor de “The Girl Hunt Ballet” un número que es un homenaje al film noir, y del inolvidable “Dancing in the Dark” además de varios solos y del final junto a Astaire, Oscar Levant y Nanette Fabray. Las anécdotas sobre esta película dan para una nota entera (”Proximamente nota” diría Alejandra Portela); al estrenarse fue un éxito espectacular y aún viéndola hoy conserva su encanto aparte de lo sublime de las coreografías y la música.

En 1954, Cyd volvió a trabajar con Minelli como protagonista, junto a Gene Kelly, de Brigadoon, que aunque basado en un musical de gran éxito y con gran presupuesto, no fue éxito de crítica ni de público. En esta oportunidad, Cyd conoció la faceta autoritaria y demasiado exigente de Kelly como coreògrafo. Dos años después volvió a trabajar con él en It’s Always Fair Weather (Siempre hay un dia feliz), este musical también es muy particular, mas allà de que el ego de Kelly alienara a su codirector, Stanley Donen, que no quiso trabajar màs con èl, y a casi todo el elenco, por el número “ Baby you knock me out” que protagoniza Cyd acompañada de un grupo de boxeadores de todas edades y tipos físicos, que la acompañan en la coreografía con una precisión y gracia asombrosa.

Luego de un protagónico junto a Dan Dailey, Meet Me in Las Vegas (¡Viva las Vegas!), en la que en realidad fue protagonista absoluta luciéndose no sólo en los números musicales sino con un excelente timing para la comedia, Cyd volvió a trabajar con Fred Astaire en Silk Stockings (Muñeca de seda), el musical de Broadway de Cole Porter, que a su vez, se basaba en el libreto de NINOTCHKA, la gran comedia de Lubitsch protagonizada por Greta Garbo en 1939. Cyd, previendo ya las comparaciones con la gran actriz sueca, se preparó lo mejor que pudo dentro de sus posibilidades, y su actuación es màs que aceptable. Los números musicales incluyen un par de maravillosos duos con Astaire (“Esa Cyd es pura dinamita” dijo Astaire) un maravilloso solo en el que Ninotchka se deja seducir por el glamour de París y deja su severo uniforme para ponerse las medias de seda ( SILK STOCKINGS ) y un bellísimo vestido para encontrarse con Astaire, aparte de un gran número “The Red Blues” junto a un ballet de “camaradas “ cuando obligan a Ninotchka a regresar a Moscú.

Despuès de este musical que fue un enorme éxito en todo sentido, protagonizó una película de gangsters junto a Robert Taylor, Party Girl (La Rosa del Hampa), dirigida nada menos que por Nicholas Ray, con muy buenas actuaciones de los protagonistas y de Lee J. Cobb como el malo de la película. Aparte de dos números que se incluyeron para lucimiento de Cyd y una participación en un episodio de Black Tights, con coreografía de Roland Petit, las actuaciones posteriores de Charisse se limitaron a papeles mayormente en comedias y series de televisión. Debutó en teatro, teniendo su mayor triunfo en su última aparición, en Broadway en el musical GRAND HOTEL, una vez màs interpretando el rol de Greta Garbo, en el film de 1932, la depresiva prima ballerina Grusinskaia, que se da cuenta que su carrera està acabada: una escena en particular exigía que, en segundos, Cyd, a los 70 años, se calzara las zapatillas de punta y ejecutara unas piruetas, rememorando su juventud perdida .. el efecto, según los críticos, fue “mágico”.

En 1948. Cyd se había casado con el famoso cantante Tony Martin, con quien tuvo un hijo en 1950, lo que impidió que protagonizara An American in Paris (Sinfonía de Parìs). Otros roles que no pudieron ser: en 1947, por un desgarro, el papel que interpretó Ann Miller en Easter Parade (Intermezzo Lìrico) junto a Fred Astaire y Judy Garland. Rechazó el rol que interpretó Audrey Hepburn junto a Astaire en Funny Face (La Cenicienta en París) pues no le parecìa que fuera para ella (creo que tuvo razón). Y en 1956, cuando Warner filmó Damn Yankees pensó en juntar a Cyd junto a Cary Grant, aunque finalmente contrataron a los protagonistas de la obra original, Gwen Verdon y Ray Walston. Y uno de los mas intrigantes; cuando Alfred Hitchcock firmó contrato con MGM para filmar North by Northwest ( Intriga Internacional), la pareja central original eran Cary Grant y como la usual rubia que “es fría por fuera pero arde por dentro” .. y Cyd !

Cyd fue una de las privilegiadas en bailar tanto con Gene Kelly como con Fred Astaire. Le encantó bailar con los dos, aunque reconocía que bailar con Astaire le costaba menos esfuerzo:” tienen estilos totalmente diferentes, no se los puede comparar, Fred era excelente para preparar sus propias coreografías y dúos; Kelly podìa preparar coreografías para ballets completos”.

“Si hubiera podido elegir entre seguir bailando y seguir actuando, seguramente hubiera elegido lo primero”