Pulso, entrevista a Jazmín Tesone

0
29

En el Camarín de las musas, se presenta Pulso, la nueva creación de Jazmín Tesone, Natalia Casais, Pilar Shinji y Verónica Ravetta, con música original compuesta e interpretada en escena por Emiliano Cabral, y con dirección de Jazmín Tesone. El espectáculo indaga acerca de las resonancias que el lenguaje puede tener sobre el cuerpo.

- Publicidad -

En diálogo con Leedor, Jazmín se refiere a la obra como construcción plástica y a la importancia del lenguaje en su propuesta.

En Pulso hay un cruce de disciplinas, ¿cómo se relaciona con eso de la “construcción plástica” en escena?

El cruce de disciplinas aparece naturalmente, ya que el grupo está integrado por mujeres que, además de contar con un recorrido dentro del campo de la danza, están formadas profesionalmente en otras áreas: idiomas, psicoanálisis, artes plásticas y visuales. Una de las intérpretes, Verónica Ravetta, es artista plástica, y ya desde nuestra obra anterior, Otoño del otro lado, decidimos incluir la construcción “en vivo”, por su potencial estético y también porque nos permite hablar de lo que queremos desde otro lenguaje paralelo al del movimiento. El dibujo y la pintura sobre distintos soportes –desde un panel de madera hasta un cuerpo? fueron parte de aquella obra, y en Pulso se introducen nuevos materiales; su trabajo está más cerca de una instalación.

Relacionado con lo anterior, ¿cómo aparecen en este cruce los conceptos de traducción y versión?

Nos interesan mucho los asuntos ligados a la lengua como material para investigar. En Pulso nos propusimos trabajar con la palabra, la lengua extranjera, más allá de su significado, de aquello que designa o enuncia; la abordamos como sustancia sonora, desde su cualidad rítmica y, fundamentalmente, desde su resonancia en el cuerpo. Cuando uno se mueve del eje del significado, puede aparecer otra dimensión. Estamos acostumbrados a un uso de la lengua que tiene sus reglas, su gramática, su sintaxis. ¿Qué pasa cuando uno rompe con alguna de estas reglas y aborda las palabras desde otro lugar? Esta pregunta puso en funcionamiento las posibles traducciones, interpretaciones y versiones personales de los idiomas, con la intención de acentuar otros valores y cualidades: sonoridad, velocidades, ritmos, nuevas formas de interpelar al otro. A la vez, el concepto de traducción lo trabajamos desde algunas preguntas: ¿cómo traduce un cuerpo aquello que escucha?, ¿cómo versiona un cuerpo el movimiento de otro?

Jazmín Tesone es bailarina, fotógrafa, Licenciada en Ciencias de la Comunicación (UBA). Estudió danza, composición y yoga. Se desempeña como fotógrafa y editora fotográfica para medios gráficos y libros. Ha expuesto sus fotos en el festival Videodanza 2011 (Alianza Francesa), Videodanza 2013 (Centro Cultural Haroldo Conti) y en el Festival Magnética 2012 (Centro Cultural El Sábato).

¿Qué ventajas y qué limitaciones genera el trabajar el tema del idioma, de la palabra, desde la danza?

El riesgo es justamente caer en una “traducción”, una representación literal de la palabra en relación con el cuerpo o viceversa. Creo que el desafío en este trabajo fue, justamente, cómo apropiarse de lo lingüístico desde otro nivel de significación, físicamente, poniendo en foco otros valores; transformando la palabra, desplazándola. No nos importa tanto lo que la palabra dice, sino físicamente qué la produce como sonoridad.

¿En qué receptor modelo pensás cuando armás un espectáculo como este?

Pienso en un receptor activo, dispuesto a que algo quede incompleto, abierto.

Pulso puede verse todos los domingos de junio y julio a las 20, en El camarín de las musas, Mario Bravo 960.