Llega Mashaps: diálogo con Mariano Lucano, su creador

0
32

Del 2 al 27 de junio se puede visitar MASHAPS, la exposición individual de dibujos de Mariano Lucano: una serie de dibujos de tinta sobre papel en los cuales se propone otra conducta para María Teresa de Austria; diálogos, diacronías y resultados provocativos a partir de dibujos sobre cuadros de los pintores Diego Velázquez, Caravaggio, Manet, Francisco de Goya, Botticelli y Vermeer, escogidos por el artista. La cita es el a las 19 en la Alianza Francesa Sede Belgrano. Mariano nos cuenta más sobre lo que se viene en pocos días.

¿En qué consiste el mash-up como género musical?

El mash-up es una combinación de dos o más partes diferentes de dos o más canciones distintas; por ejemplo, “Hung Up” de Madonna, que incluye el riff de “Gimme! Gimme! Gimme! (A Man After Midnight)” de ABBA, o la producción teatral Love del Cirque du Soleil hecha con canciones y grabaciones mezcladas de The Beatles. Para apropiarme del término y llevarlo a la plástica, la primera operación fue castellanizar su escritura: mashap.

¿Por qué se te ocurrió adaptarlo a la plástica? ¿Qué conecta el mash-up con el cover?

En música le decimos cover a una canción ejecutada por un intérprete que no es su compositor: por ejemplo, Frank Sinatra, que no componía; o el mismísimo rey, Elvis. En plástica, a esta operación se la llama “estudio de”. Por ejemplo, los estudios de Picasso sobre Las meninas. A diferencia de los “estudios” (de ahora en más, llamémoslos covers) lo que hago en mis mashaps es tomar partes de dos o más cuadros y combinarlas generando una nueva imagen, o bien tomo algún personaje y lo saco de contexto. Esto, aparte del hecho de que estoy usando como base pinturas y mi método expresivo es el dibujo, así que, encima, como si esto fuera poco, hay una traducción de género.

Mariano Lucano nació en Buenos Aires en 1968. Es diseñador plástico y artista gráfico (UBA, 1995). Además de fundador y codirector de Revista Barcelona (2003-actualidad). Fue Jefe de Arte de la revista La Maga (1992-1998) y Jefe de Arte de la revista La García (1999-2001). Dibuja para distintas editoriales y medios gráficos.
Expuso, de manera individual, en el Centro Cultural Recoleta, Centro Cultural Ricardo Rojas, MACRO (Museo de Arte Contemporáneo de Rosario) y en sitios no convencionales como albergues transitorios porteños y en el viejo aeropuerto de Trelew. En cuanto a muestras colectivas, estuvo en 2014 en Espacio Cabrera de la Universidad de Palermo (en donde es miembro del Plenario del Comité Académico del Diseño Argentino); en Espacio Espinosa, en el Aeropuerto Jorge Newbery, entre otros. Autor del libro Penas de Muerte.

¿Por qué elegiste a María Teresa de Austria para esta exposición?

Porque me gusta Velázquez, porque siempre me gustó cómo pintó la imagen de esa princesita rubicunda, porque el peinado (que en su época le decían “peinado de moños”) la hace tremendamente reconocible en cualquier contexto. Y como mi juego es sacarla de contexto, necesitaba alguna suerte de ancla visual para el espectador. Por otra parte, en la pintura española de esos días, y hasta principios de siglo XX, el género del desnudo estaba prohibido por la Santa Inquisición: mi María Teresa posa en poses que Don Diego nunca logró en su modelo.

Mariano-Lucano-María-Teresa-de-Chapelco-100

¿Qué línea une tus trabajos para las exposiciones con los que realizás para medios gráficos?

En el desarrollo de mi trabajo personal, sigo una idea, la repito y la exploto hasta que se agota o se rompe en muchas más ideas. Sigo una idea por un largo tiempo. El trabajo para editoriales por encargo tiene que ser resuelto en muchísimas menos piezas, y en un tiempo pautado de antemano (obviamente muy menor). Aparte, un trabajo por encargo para un medio gráfico, sea Barcelona o cualquier otro, implica las humildes artes del ilustrador en función de una obra colectiva: la pieza gráfica. Al hacer un dibujo para mí, es ese requisito, ese comitente, está ausente.