BALANCE FESTIVAL DE CANNES 2015

0
8

EL CINE FRANCES SALIO MUY BENEFICIADO A LA HORA DE LOS PREMIOS

Ahora que el 68º Festival de Cannes acaba de concluir resulta posible hacer un balance de un evento que, durante algo más de una decena de días, ofrece la oportunidad de ver hasta unas 80 películas, en su casi totalidad premieres mundiales.  En eso se diferencia del BAFICI que es más una muestra o selección de películas, en su mayoría ya exhibidas en otros festivales.

Por pura coincidencia este año tres de las cuatro secciones competitivas: “Selección Oficial”, “Una cierta mirada” (“Un certain regard”) y la “Quincena de realizadores” ofrecieron el mismo número de films: diecinueve. Sólo la “Semana de la crítica” tuvo, como es habitual, menos películas en competición (siete) mientras que hubo otros diecisiete títulos fuera de competición (HC).

Tradicionalmente Francia y Estados Unidos acaparan casi el cincuenta por ciento del conjunto de las ochenta películas mencionadas, en partes iguales, pero este año no fue así. Francia tuvo 21 (o sea un 25% del total) pero Estados Unidos apenas 11 (13%). El resto tuvo a Italia con 5 títulos, de los cuales 3 en la “Selección Oficial” y toda América Latina apenas seis, la mitad de Colombia.

En total hubo entre todas las secciones (incluyendo las HC) largometrajes de 33 países y uno de ellos fue de Argentina, obviamente nos referimos a “La patota” (o “Paulina“,    como se la conoció en Cannes).

En la Selección Oficial predominó la presencia de cinco films franceses, que si se agregan los de apertura y cierre, llevan a siete dicha cantidad. Como ya se señalara textualmente en una nota anterior, faltando apenas ver la quinta de la sección principal, este cronista y varios colegas esperábamos que “la producción francesa no se llevara muchos premios”. Pero para gran sorpresa de muchos la ganadora de la Palma de Oro de 2015 fue ¨Deephan” del francés Jacques Audiard (“Lee mis labios”, “El latido de mi corazón”). Audiard no “tiene suerte” en Argentina ya que sus dos producciones anteriores, “Un profeta” y “De óxido y de hueso”, no tuvieron estreno comercial en nuestro país, pese a ser mucho más comerciales que “Deephan”. Esta última probablemente tampoco tendrá salida comercial local, aunque seguramente se verá a fin de año cuando nos visite Thierry Frémaux o a más tardar en el próximo BAFICI.

Otro galardón difícil de entender y (justificar) es el de interpretación femenina a Emmanuelle Bercot en “Mon roi” (“mi rey”),  de la actriz y directora francesa Maiwenn. Irónicamente lo compartió (ex aequo) con Roonie Mara, que tiene una buena actuación en “Carol” de Todd Haynes. Pero el Jurado, presidido por los hermanos Coen, se equivoco pues el premio compartido debió serlo entre Mara y la genial  Cate Blanchett, la Carol del film homónimo.

A falta de dos Francia se llevo aún un tercer premio al mejor actor, Vincent Lindon, el único justificable por su buena interpretación como un hombre que, luego de estar desempleado durante 18 meses, consigue un trabajo indigno vigilando que no se robe en un supermercado. Stephane Brizé dirige por tercera vez a Lindon en “La loi  du marché” (“La ley del mercado”) y ya lo había  hecho antes en “Un affaire d’amour” y “Algunas horas de primavera”, ambas estrenadas localmente.

Mientras que Francia ganó tres veces, Italia se fue con las manos vacías pese a tener una gran candidata en  “Mia madre” de Nanni Moretti, que en pocos días más se podrá apreciar en una semana del Cine Italiano en Argentina. “Youth” de Paolo Sorrentino estuvo por debajo de “La grande belleza” aunque más de un crítico arriesgó  que su actor principal (Michael Caine) podría tener chaces de ganar.

A Estados Unidos no le fue mucho mejor que a Italia ya que,  además de casi ignorar al director, la actriz principal y la película misma (“Carol”) sólo se llevó un premio al mejor guion por “Chronic”, film muy menor de Michel Franco, nacido en México.

Y en verdad el premio al guión debió quizás recaer en la griega “The Lobster” de Yorgos Lanthimos o en la húngara “Saul Fia” (“El hijo de Saul”). Pero en este último caso al menos se justifica el Grand Prix del Jurado, segundo detrás de la Palma de Oro.

Del resto de la Selección Oficial es saludable que se haya premiado a Hou Hsiao Hsein y su film de Taiwan “El asesino”, pero debe lamentarse que no haya recibido ningún galardón “Mountains May Depart” de Jia Zhang Ke (“Platform”, “The World”, “Naturaleza muerta”).

Como se señalaba anteriormente fue escasa la presencia de films latinoamericanos, pero muy buenos los resultados a la hora de los premios.  ”La patota” no sólo ganó la “Semana de la crítica”, sino que además recibió una excelente crítica del diario Liberation. En esa misma sección la colombiana “La tierra y la sombra” de Cesar Augusto Acevedo cosechó varios lauros (incluida la codiciada Cámara de Oro) y en la Quincena de realizadores la ganadora fue “El abrazo de la serpiente” de Ciro Guerra, otro colombiano. Tambien fue premiada “Allende mi abuelo Allende” de Marcia Tambutti Allende.

Un último comentario refiere a que hubo dos muy buenas películas de Rumania, “El tesoro” de Corneliu Porumboui (FOTO) y “One Floor Below” de Radu Muntean. Ninguna de las dos estuvo inexplicablemente en la Selección Oficial, pero la buena noticia es que ambas fueron adquiridas por el mismo distribuidor independiente que nos trajo “Budapest 12 08” y “Cae la noche en Budapest”.