Una mirada sobre la competencia oficial del Festival de Cannes 2015

0
11

Este año el Festival de Cannes tiene algunas particularidades que lo hacen algo atípico como se señala seguidamente. Lo primero que llama la atención es la gran cantidad de películas francesas programadas y en particular en la Selección Oficial.

Si se incluyen la película de apertura y la de cierre, ambas fuera de competición, sobre un total de 21 títulos la tercera parte (siete) es de Francia algo que este cronista no recuerda haya ocurrido en los últimos años. “La tete haute”, la película inaugural, fue dirigida por la también actriz Emmanuelle Bercot y contó en su reparto con la interpretación de Catherine Deneuve. Ambas estuvieron en la ascensión a la famosa “Alfombra roja”, pero lo curioso es que cuatro días después la realizadora volvería a hacerlo aunque ahora como actriz principal de “Mon roi” (“Mi rey”), de Maiwenn (“Polisse”), de la que nunca se estrenó nada en nuestro país. Lo de “mi rey” se refiere a la forma en que el personaje de Bercot llama a su marido, que bien personifica Vincent Cassel, en una historia de una pareja “despareja”.

La segunda película francesa en competición fue hasta ahora la más interesante de dicho origen. Se trata de “La loi du marché” (“La ley del mercado”) de Stephane Brizé con buena actuación de Vincent Lindon. Es el actor fetiche del realizador de quien se vieron en Argentina: “Une affaire d’amour” y “Algunas horas de primavera”. En la nueva el tema es la desocupación que también viene creciendo en Francia y que llevan a que la gente acepte empleos que normalmente evitarían. Lindon tiene la desagradable tarea de controlar a empelados y cajeras de un supermercado y sus actuación podría ser premiada.

La peor de las cinco francesas en competencia es “Marguerite et Julien” de la también actriz Valerie Donzelli (“Declaración de guerra”). Basada en un hecho real que ocurrió en el norte de Francia en 1602 cuando fueron ejecutados por relación incestuosa los hermanos Ravalet la directora lo trasladó a inicios del siglo pasado. Lo único rescatable es que se haya filmado en el mismo castillo en que ocurrieron los hechos y que aún existe después de cuatro siglos.

Algo mejor es “Valley of Love” de Guillaume Nicloux, de quien pronto conoceremos “La religiosa”, remake de la obra de Jacques Rivette. La pareja protagónica del “Valley” es nada menos que Depardieu e Isabelle Huppert y está filmada totalmente en los Estados Unidos, adonde ambos acuden al Valley of Death, a pedido póstumo de su hijo recientemente suicidado.

Vale destacar que salvo que la única aun no presentada (“Deephan” de Jacques Audiard) levante la puntería, la producción francesa no se llevara muchos premios.

Una segunda singularidad de la Selección Oficial es que haya tres films italianos en la competencia y uno de ellos con buenas chances de ganar alguno de los premios mayores. Se trata de “Mia madre” de Nanni Moretti, con dos hermanos que deben ocuparse de su madre gravemente enferma. Margherita Buy compone a una directora de cine, alter ego del propio Moretti, y este se reserva un rol secundario. Está muy bien John Turturro como un actor italonorteamericano muy mediocre.

Il racconto dei racconti”, lo nuevo de Sergio Garrone (“Gomorra”) defraudó a la critica mientras que la tercera en competencia fue la más esperada dado que su realizador (Paolo Sorrentino) había ganado hace dos años el Oscar a mejor film extranjero con “La grande belleza”. La nueva, “Youth”, está hablada en inglés, lo que se comprende dado que sus actores principales centrales (Michael Caine, Harvey Keitel, Jane Fonda en corta pero lograda aparición) se expresan en ese idioma. Sin alcanzar el nivel de la anterior “Youth” divierte por momentos ya que su título irónicamente refiere a personajes de avanzada edad.

Y la tercera singularidad de la Selección Oficial es la ausencia total de películas de América Latina y la menor presencia de las de América del Norte. De los Estados Unidos se vio “The Sea of Trees” la peor de la competencia oficial dirigida por Gus van Sant. Pero en cambio Todd Haynes presentó “Carol”, fuerte candidata a la Palma de Oro. Ambientada en la década del ’50 presenta con enorme fineza y magistrales interpretaciones de Cate Blanchett y Roonie Mara, la relación “prohibida” de ambas en épocas de gran intolerancia en el país del Norte. Es firme candidata a llevarse alguno de los premios mayores y seguramente competirá el año que viene por varios Oscars.

Todavía falta presentarse algunas películas pero hay otras dos que merecen destacarse. Por un lado la húngara “El hijo de Saul” ambientada casi en su totalidad en un campo de concentración en Polonia con imágenes muy duras pero nada gratuitas. La otra es “Mountains may depart” de Jia Zhang-Ke, de quien conocimos “Platform” en un lejano BAFICI y en la década pasada ”The World” y “Naturaleza muerta”.

Finalmente frente a tan escasa presencia de cine de América Latina, a nuestro país le queda la satisfacción de haber presentado “La patota”, que aquí se llama “Paulina” ya que ese es el nombre de su personaje central interpretado por Dolores Fonzi. Interesante señalar que los españoles con quienes nos cruzamos no saben cuál es el significado de la palabra “patota”. Estuvo en la sección “La semana de la crítica” Y tuvo muy buena crítica en el matutino Liberation Esperemos poder tenerla a ella y al director Santiago Mitre en la habitual Mesa Redonda en la Alianza Francesa.