Gas pimienta y participación popular

0
11

boca

 

preterición
4. f. Ret. Figura que consiste en aparentar que se quiere omitir o pasar por alto aquello mismo que se dice.

  • No voy a decir “cultura y poder son esta porno bajón. Por un color, solo por un color” porque ya lo dijo el Flaco Spinetta (disculpe el leedor la preterición).
  • Y pagábamos la entrada para verlo al Flaco, no para ver la bengala, ni el trapo, ni para la maravillosa participación popular en el baile en el sambódromo de abajo. Además, abajo seguiría siendo abajo, no arriba.
  • La hinchada no reemplaza el juego.
  • La murga es un género popular, es cierto. Y es un artefacto cultural latinoamericano, también es cierto. Pero no reemplaza las “formas modernas del arte”. Si saca a los chicos y chicas de las calles y les ofrece una participación en el más allá del delito, eso es genial. Ahora podemos proponer la enseñanza de música (instrumentos, danzas, y no digo “clásicas”, digo intrumentos y danzas) a los chicos y chicas de la murga. Digo, para que también, además de bailar y de cantar abajo, canten y toquen (y bailen) arriba. Como para que algún funcionario de la cultura no sueñe más en nombre del “folklore” con la subaternidad para siempre. O con géneros subalternos para siempre. O con el subalterno auténtico. Arriba. Los chicos y chicas arriba.
  • Las bengalas en los recitales no reemplazan a los buenos músicos.
  • Yo pago la entrada para ver a Boca, no para ver a los lúmpenes con bengalas o gas pimienta. Por más que lleven trapos para cubrir toda la pampa húmeda.
  • El Abuelo era Isidro Velázquez, al lado de este lumpenaje de gimnasios y de la reventa de entradas VIP: el neoliberalismo al interior del estadio, al interior del campo –en la doble acepción: de juego y de Bourdieu–. De las formas prerevolucionarias de la violencia o al lumpenaje cheto de los Di Zeo. De los rebeldes primitivos a los patovicas de los gimnasios y boliches.
  • Las bengalas y los trapos en los recitales no me transforman en músico: sigo siento público. ¿Estamos construyendo una sociedad donde los que que no aceptamos ser público no podemos convivir con la frustación de la ausencia (de talento, de dinero, de recursos simbólicos, de recursos simbólicos para ser artistas “modernos”)?
  • La barrabravización no construirá una sociedad mejor, todo lo contrario.
  • Y los que no disponemos de talento no nos convertimos en artistas por más que hagamos pogo 4 horas seguidas.
  • Disculpen tanta modernidad (periférica).