Esperando al Dr. Mabuse. Fritz Lang y su obra en Weimar

0
23

Más que autoritario despótico; egocéntrico al extremo, narcisista, mujeriego, infiel, sádico, cínico, despreciativo, maltratador, agresivo, pendenciero, egoísta, envidioso, perfeccionista hasta más allá de lo soportable. Todo esto, además de ser uno de los genios indiscutidos del séptimo arte, fue FRITZ LANG.

- Publicidad -

Si bien la mayor (y para muchos la mejor) parte de la carrera de Lang se desarrolló en EEUU, tuvo su formación y una insuperable fama como el mejor director y genio del cine en la Alemania de la década de 1920.

Friedrich Christian Anton Lang, nació en Viena en 1890, hijo único de Anton y Paula Lang. Su madre, de origen judío, se había convertido al catolicismo. Una vez terminados sus estudios secundarios, Lang decidió (a pedido de su padre) estudiar arquitectura; pero le interesaba más la pintura y el arte que su carrera universitaria, la cual abandonó al poco tiempo. Enseguida se anotó en la Academia de Artes Gráficas de Viena, pero ni siquiera en esta área era un alumno aplicado, y abandonó al poco tiempo. En lo que sí era un experto era en todo lo referente a la vida nocturna y sus cabarets, llegando a trabajar como maestro de ceremonias en dos de ellos al mismo tiempo.
A los 18 años, Lang decidió dejar la casa paterna, ansioso de conocer el mundo, lo cual según él mismo admitió años mas tarde, le sirvió muchísimo en su carrera. De Viena pasó y conoció toda Alemania, viviendo como podía muchas veces vendiendo o realizando cuadros a pedido. De allí a Bélgica, donde descubrió su verdadera vocación: fue al cine y quedó “cautivado” por “las figuras que se movían en la pantalla.”. Al poco tiempo se estableció en Munich como asistente del famoso Profesor de Arte Julius Diez.
En 1910 se tomó un “año sabático”, recorriendo Asia Menor, parte de África, China, Japón y Bali, trabajando en lo que surgiera y trayendo de vuelta ejemplos de arte primitivo de estos países, que comenzó a coleccionar (y algunos de los cuales figuran en una escena de El Testamento del Dr. Mabuse, 1932).
Al terminar su viaje, Lang continuó su vida de bohemio en Paris, para terminar sus estudios de arte.
En 1913, Lang decidió dedicarse al cine, empujado por su amor a las películas de Feuillade (en su mayoría thrillers y seriales que transcurrían en los bajos fondos de París y que indudablemente influyeron en Die Spinnen y sobre todo en Dr. Mabuse) y Max Linder. “Quería ser pintor, y lo que me maravillaba era ver CUADROS en MOVIMIENTO!”

Pero antes que Lang pudiera dedicarse a su nueva pasión, estalló la Primera Guerra Mundial. Al ser austríaco estando en París, fue detenido, pero escapó y volvió a Austria. Se alistó y su gran inteligencia y capacidad de liderazgo (léase le encantaba mandonear a la gente), le trajo gran prestigio y condecoraciones. Fue herido varias veces, una le ocasionó daño en uno de sus ojos, razón por la cual llevaba un monóculo y en sus últimos años un parche, en todo momento. Mientras se recuperaba en Viena escribió LATIGO, su primer libreto, filmado por otro director en 1916 en Berlín. Allí conoció a Joe May, productor y director que se especializaba en seriales y películas de detectives al estilo Fantomas. Le ofreció trabajo a Lang, que escribió un libreto dirigido por May en 1917, estrenada como “Una Película de Joe May” lo cual puso furioso a Lang pues no se mencionaba su importante aporte.
En 1917 debutó en teatro, lo cual fue un hito en su carrera, dado que entre el público estaba el productor mas importante del cine de toda la década, Erich Pommer, quien luego de hablar con él le aconsejó siguiera perfeccionándose como guionista, y lo contrató como tal para su compañía, DECLA. Lang escribió varios libretos que fueron filmados, mientras absorbía todo lo que ocurría a su alrededor en el estudio, pensando ya en convertirse en director. En 1919, debutó como tal con HALBBLUT (El mestizo) con libreto propio, seguida de DER HERR DER LIEBE, mostrando en ambas su enorme capacidad. Luego dirigió las dos primeras partes del serial DIE SPINNEN (Las Arañas).
Aparentemente, Pommer le ofreció luego dirigir EL GABINETE DEL DR. CALIGARI; según Lang, no aceptó pues no le agradaba el argumento ni los decorados expresionistas que iban a utilizar; en realidad, la producción de DIE SPINNEN se retrasó y por eso la película fue reasignada a Robert Wiene.

En 1920, Lang trabajó nuevamente con Joe May. Adaptó, con intención y la promesa de dirigirla, DAS INDISCHE GRABMAL. Lo hizo tan bien, que no sólo May decidió que fuera una película “monumental” como se llamaba a las superproducciones que duraban cuatro horas, se dividían en dos partes y se estrenaban en diferentes fechas, sino que May decidió …dirigirla él ! La película es excelente aún hoy, tuvo un éxito impresionante, y Lang, con mucha razón, nunca lo perdonó.

En su siguiente película, DIE WANDERNDE BILD, comenzó colaboración con la que sería su segunda esposa y mayor influencia en todo su trabajo en Alemania, la escritora Thea von Harbou, con quien se casó en 1922. Lang comenzó un affaire con von Harbou estando casado con Lili Rosenthal, quien según se cuenta, los descubrió en pleno acto y se suicidó, con la pistola de Lang; éste utilizó toda su influencia para que esto no saliera a la luz pues podía arruinarle la carrera; incluso se dijo durante mucho tiempo que había sido Lang quien había matado a Lili; pero gente que lo conoció íntimamente aseguró que, con todos sus defectos, él nunca hubiera sido capaz de hacer algo así.

En 1922, Thea escribió para él una historia original DER MÜDE TOD (Las tres luces) en la cual ya se puede hablar de un GRAN director.(y que Alfred Hitchcock reconoció años después como SU película favorita). La película tuvo un éxito relativo en Alemania, pero causó tal furor en Francia, donde el cine de Lang siempre fue muy apreciado, que se la reestrenó en Berlín. Su primer gran triunfo, y que lo llevó a ser considerado el mejor director del cine alemán fue un “monumental” pero que en vez de ambientarse en lugares exóticos y lejanos y con un trasfondo místico y romántico se desarrollaba en el mundo actual, en el submundo del hampa y cuyo protagonista no era un príncipe noble sino un archicriminal: DR MABUSE, DER SPIELER.

La película está basada en un best-seller de Norbert Jacques, y está dividida en dos partes, DR MABUSE, DER GROSSE SPIELER (El Dr. Mabuse , el gran Jugador) e INFERNO, la segunda parte estrenándose en el prestigioso Zoo Palast un mes después de la primera. Si bien Lang respeta bastante el argumento de la novela original, es en las partes en las que no lo hace en donde la película se pone mejor. En la novela de Jacques, Mabuse desarrollaba sus actividades siempre en el ámbito del juego. Lang agregó a éste operaciones criminales relacionadas con la falsificación de moneda e interferencias en la Bolsa para arruinar empresas y destruir fortunas. Otra cosa que Lang cambió fue el final; a diferencia de la novela, Mabuse se atrinchera con sus secuaces resistiendo así a su archienemigo, von Wenck, en una larga secuencia que mostraba cuánto le gustaba a Lang todo lo relacionado con los gangsters: parte de esta larga y excitante escena fue prácticamente copiada por el mismo Lang diez años más tarde en EL TESTAMENTO DEL DR. MABUSE, y en 1934, por Alfred Hitchcock en el final de THE MAN WHO KNEW TOO MUCH ( El Hombre que sabía demasiado); si bien las secuencias son prácticamente idénticas, Hitchcock, al preguntársele dijo no recordar siquiera haber visto MABUSE, lo cual enfureció a Lang, que siempre estuvo celoso del éxito y la libertad de trabajar sin interferencia que Hitch había conseguido en Hollywood. Como el efecto que las balas de utilería que se usaban en la filmación no dejaban las marcas en las paredes que el director deseaba, desde su sillón mientras dirigía era él quien disparaba BALAS DE VERDAD provocando verdaderos ataques de pánico a los actores que intervenían, sobre todo porque tardó en quedar conforme y hubo que cambiar la pared varias veces!!!!!

A raíz del éxito mundial de MABUSE, Pommer le dio total libertad en todos los aspectos: sabía que tenía contratado a un genio y que lo mejor que podía hacer era no interferir. Lang filmó la saga de LOS NIBELUNGOS, basada en las antiguas leyendas germanas, la primera parte SIEGFRIEDS TOD ( Sigfrido) es bastante estática, la segunda, KRIEMHELDS RACHE (La venganza de Krimilda) más dinámica, pero ambas con una belleza en la composición de sus imágenes pocas veces igualada.

Luego Lang se sumergió en la realización de METROPOLIS, su obra más conocida. Al no tener restricciones, Lang se aprovechó y se excedió en todo sentido, a tal punto que se triplicó el presupuesto original, y la película, al estrenarse y no poder recuperar los costos, casi arruina a la UFA, esto significó el despido tanto de Pommer (que emigró y reanudó exitosamente su carrera en Hollywood), como de Lang ; éste intentó recuperar su prestigio formando su propia productora y filmando SPIONE (Espías) un thriller que prefigura la fórmula de la serie de James Bond; apuesto espía ( además británico), bella espía rusa que se enamora de él y abandona por él al villano de la historia. A SPIONE siguió FRAU IM MOND (Un viaje a la luna) que trataba justamente de esto, aunque incluía elementos de thriller que tanto agradaban a Lang. Ambas películas tienen la excelencia de siempre en todo aspecto, pero fueron fracasos financieros, sobre todo la segunda.

En 1930, Lang fue contratado por Seymour Nebenzal, para realizar dos películas. La primera “M“ (EL Vampiro Negro) considerada la mejor película alemana de todos los tiempos, en la cual Lang supo utilizar el sonido y sus diferentes matices, alternando con escenas en las que no había sonido alguno. En 1932, realizó EL TESTAMENTO DEL DR MABUSE, la cual fue prohibida por Goebbels el día antes del estreno, dado que Lang ponía (muy a conciencia) en boca de Mabuse, el archicriminal que quiere dominar el mundo, frases que eran slogans nazis. A pesar de esto, según Lang (una fuente nada confiable) Goebbels lo citó en su despacho y le ofreció ser el Director más importante del cine Alemán. Lang fingió aceptar y una vez terminada la entrevista tomó el primer tren con rumbo a París, con lo puesto, sin tiempo siquiera a volver a su casa y armar una valija o retirar fondos, tal era el miedo que tenía que no lo dejaran salir del país. Fuentes confiables sin embargo, muestran no sólo que la entrevista con Goebbels nunca tuvo lugar, sino que Lang realizó varios viajes a París a lo largo de seis meses, sacando de Alemania la mayor parte de su fortuna, y siendo así uno de los pocos emigrantes que pudo mantenerse en el estilo de vida al que estaba acostumbrado, primero en París y luego en Hollywood. Incluso estuvo en Berlín el tiempo suficiente para firmar los papeles de divorcio dado que Thea von Harbou se había afiliado y era una nazi profundamente comprometida con la causa, lo que aceleró la ruptura del matrimonio, no tanto por el hecho de que Lang fuera judío por parte de madre, sino porque los principios del partido gobernante iban en contra de cualquier principio de solidaridad y respeto al prójimo, los cuales, más allá de sus defectos, Lang llevaba arraigados por la estricta educación católica impuesta por su padre.

Una cosa que sí nos muestra su obra, una vez en Hollywood, es cuan real era su odio contra los nazis; aun antes que Hollywood, muy cauteloso para no perder las ganancias del mercado europeo, se declarara contra ellos, Lang filmó MAN HUNT(La caza del Hombre) una película en la que los nazis son claramente los villanos, y, ya declarada la guerra por EEUU otra de sus tantas obras maestras, HANGMEN ALSO DIE (Los Verdugos también mueren). Con toda esta cantidad de obras maestras más las que no voy a citar pues exceden el tema de la nota, unos cuántos balazos de verdad a los decorados, o tirar a Peter Lorre por las escaleras en las escenas finales de El Vampiro Negro creo que se le pueden perdonar, aunque habría que saber que opinaba Lorre al respecto!!!