#BAFICI2015: Equi y n’otru tiempu

0
13

“Rigor (documental y estético), paisaje y memoria eran las tres coordenadas de la película cuando encontré su forma definitiva. Nada que saliera de ahí podía entrar. Decidí que el estatus de las imágenes y los textos sería el del monumento fílmico, era la única forma posible en la que la película se podía encontrar a sí misma”
“La intención era proponer un desplazamiento cinematográfico del documento al monumento, convertir las salas de cine en espacios de memoria y respeto. Y que todo esto se hiciera desde el presente, conseguir invocar en presente la historia en los mismos espacios modificados por el tiempo y que este tratamiento borrara la separación entre pasado / presente para generar una especie de presente continuo histórico. Quería hacer una película política políticamente”. (Ramón Lluís Bande)

Son pocas las voces humanas que se escuchan en el documental ‘Equí y n’otru tiempo’ de Ramón Lluís Bande, una es de Manolín el de Llorío, unos de los últimos guerrilleros asturianos con vida y al final una canción popular antifranquista de la época cantada por una mujer, el resto es silencio solo atravesado por el ruido de la brisa o la canción lejana de los pájaros. Un Homenaje que apela a la naturaleza como único testigos de estos mártires de la democracia y la ley.

En los tres bloques en que se ordena el film iremos leyendo los distintos nombres de los maquis (guerrillero rural antifranquista) asturianos asesinados entre 1937 y 1952. Como si fuera una ficha mortuoria, sobre fondo negro iremos viendo los nombres y sus apodos, si fueron asesinados o se suicidaron, la fecha y el lugar y a continuación la filmación actual del lugar donde cayeron. Allí ahora no hay nada, ni monumentos, ni gente, como si el espacio no se hubiera modificado con el tiempo.

El silencio es como un médium que nos trae el recuerdo de esos jóvenes asturianos, Blande nos indica ¡aquí se los mató! Con una calma rebeldía. Es un silencio que no es cómplice del olvido sino que es grito, grito de dolor, de malestar, de injusticia y olvido de esa parte de la historia de España.

Equi y n'otru tiempu 3
La película confronta el sobrio y respetuoso blanco y negro de las fotos de los maquis con el multicolor de una naturaleza que está fuera de la órbita de las responsabilidades humanas.

Las únicas fotos que se ven en el primer bloque son de Constantino Suárez que fue el reportero asturiano que cubrió la Guerra Civil y que al estar identificado con la causa republicana vivió la cárcel y la represión. Muriendo olvidado en 1983.

Equi y n'otru tiempu 4

Para los datos sobre los maquis Blande indica en los créditos finales que uso dos libros uno es ¿Por qué sangró la montaña? de Nicanor Rozada y ¿Por qué estorba la memoria? De Gerardo Iglesias

Una película que construye una topografía del horror pero también una topografía de la resistencia y de la esperanza, un monumento hecho en el aire, en la brisa, en los pájaros, todo eso que seguramente rodeaba a estos héroes que dieron su vida por la democracia.