#BAFICI2015: A Girl Walks Home Alone At Night

0
8

Ana Lily Amirpour debuta con esta película multigénero filmada en California pero con reparto de actores de Irán.

Promocionada como lo que es y no es, el primer Western de vampiros iraní, A Girl Walks Home Alone At Night es en verdad un Western sin venganza, una de vampiros sin pasado, un film noir sin la investigación. Estilos que modula en una forma delicada, sin ponerlos todos juntos, pasando de uno en uno, de un cuadro de historia a otro, como si fueran una combinación de primeros actos de distintos géneros que hacen que el arco de la película evolucione emocionalmente hasta llegar a lo que en verdad es, un coming of age film.

Saeed (Dominic Rains), un intento de gangster que viste combinados deportivos, cadenas de oro, vello facial de diseño y un corte de pelo que parecería ser el molde de un peinado italiano cortado con ciertas tendencias mohawk –un hombre al que si el estereotipo del aprendiz de gangster lo viera, cruzaría de calle y declararía no tener nada que ver con él- invita a su casa a una joven que se encuentra mientras camina por “Bad City”. Pretendiendo seducirla con el caro mal gusto que infecta su casa, cree tener el partido ganado, cuando la chica, siguiéndole el juego, se mete un dedo de él en su boca y lo muerde, arrancándoselo, después procede a mostrarle sus colmillos y para ese entonces ya sabemos que haberla invitado a su casa fue la última mala elección de este nefasto personaje. A ella solo la conoceremos como Girl (Sheila Vand), una vampiresa, nuestra heroína.

Después encontramos a Arash (Arash Marandi), un chico que vive con su padre drogadicto, también vinculado con Saeed, que le roba su preciado auto como forma de pago. Arash va a una fiesta de disfraces vestido de Drácula. Es seducido y abandonado por una chica que lo invita a tomar drogas y después no responde a sus avances. Demasiado abombado para volver a casa después de la fiesta, Arash se queda sentado en la vereda, donde se encuentra a la chica, que ya se había encargado de eliminar a su enemigo. Ella no tarda en reconocer a Drácula como su nuevo amigo.

La narrativa los pone ante situaciones íntimas que terminan por hacerlos revelar sus más interiores deseos, que en su núcleo son el de la libertad juvenil en forma de autos llamativos y modas pasadas, pero, más que nada, la necesidad de escapar.

Los personajes de A Girl Walks Home Alone At Night son singularidades en disfraz, altamente influenciados por la cultura cinematográfica occidental. Arash porta el look de un joven delincuente de los ’50. Durante sus encuentros con la chica, ambos van a tener la oportunidad de musical la escena con distintos reproductores o el estéreo del auto, como en una de Jim Jarmusch.

Más interesante es el personaje de ella, que encuentra su disfraz en un hiyab color negro, el tipo de ropa que se supone que debe vestir. ¿Cuáles son las dobles ideas que se esconden bajo su apariencia? Parece preguntarles a los hombres que acecha en las calles una vez que hace que verdaderamente la miren.