#BAFICI2015: Short Skin

0
29

Opera prima del realizador italiano formado en Londres Duccio Chiarini, quizás por eso la película, catalogada como de procedencia italiana, lleva título en inglés. Se trata de una historia sencilla y remanida en las comedias, la de una (complicada, avergonzante y dolorosa) iniciación sexual con todos los tips del género y un detalle no menor: su protagonista, Edo, tiene un problema en el pene conocido como fimosis.

Lejos de deslumbrar a la cinefilia más exigente (muchos nos preguntamos qué hace esta película en el BAFICI, más propia de otros perfiles festivaleros de público masivo que busca cine de salón) se trata de una narración clásica, una película de iniciación, ritos de pasaje y tansformaciones donde todos crecerán o cambiarán luego de ese verano toscano.

Así, previsible en todas sus obviedades de guión, más o menos directas, más o menos simbólicas (hasta que suceda en la zona costera de Pisa habla de las erecciones problemáticas, ¿no?), es una historia que no provoca demasiadas emociones, ni se pretende de grandes contextos históricos, ni sensibliza socialmente, en suma, ni agrega ni quita nada a la historia de nuestras miradas.

Pero quizás por todo eso, termina siendo un programa de domingo por la tarde, como efectivamente le sucedió a una platea bastante completa.