Clouds of Sils Maria: Assayas y Binoche entre serpientes.

0
21

No se puede depender de la lógica de la cinematografía francesa, porque es muy insular. Olivier Assayas
La serpiente es un símbolo de iniciación y de sabiduría. Gustav Jung

The Maloja Snake es un fenómeno atmosférico que se produce cuando las nubes serpentean entre las cumbres de los Alpes Suizos en el valle de Engandina. Es un fenómeno de increíble belleza pero premonitorio de mal tiempo.

También se llama así una obra teatral de un ficticio Wilheim Melchior, un ácido escritor (algo así como si Thomas Mann y Günter Grass hubieran escrito un libro cuya adaptación al teatro lo hubiera hecho Werner Fassbinder) que muestra como una relación pasional y enfermiza entre una ejecutiva mujer mayor (Helena) y su juvenil asistente (Sigrid) tiene un final dramático cuando la primera se suicida.

Hace 20 años, la actriz Maria Enders (Juliette Binoche) se hacía famosa por su interpretación de Sigrid, y guardaba para sí un vínculo nunca explicitado con el mencionado Melchior por eso se siente desvastada cuando en un viaje en tren su joven asistente Valentine (Kristen Stewart) le informa del deceso de este escritor justamente en el momento en que viajaba a un homenaje al mencionado dramaturgo en Zurich, Suiza.

En ese homenaje un director de teatro le ofrece el papel de Helena en una nueva versión de la serpiente de Maloja cuestión que en principio quisiera desestimar por que María debe aceptar el paso del tiempo y la presencia de la muerte de varias maneras. Primero en la muerte del mencionado Melchior, segundo porque en la obra Helena muere y tercero porque la que la representó hace veinte años murió poco tiempo después en un accidente vial.

La pelicula de Assayas se modula en varias frecuencias ya que por un lado María Enders se niega asumir el papel de Helena pero en la práctica, y en modo especular, tiene un vinculo con su asistente Val que replica o anticipa ese vinculo ficcional de la obra de Melchior.

Cuando acepta el papel su asistente le repondrá a Sigrid y Enders deberá luchar con la angustiosa incomodidad de ensayar el papel de Helena todo en el marco natural de Sils María en la propia casa de Melchior cedida por su mujer que misteriosamente quemará papeles del autor antes de recibir al personaje de Binoche.

Sutil y progresivamente las relaciones de Val y Enders se irán desgastando mientras ensayan la Obra, dejando en claro las distintas posiciones sobre la obra y la vida, además se va incorporando Jo-Ann Ellis (Chloë Grace Moretz) que asumirá el papel de Sigrid, toda una celebridad Teen en clave comic.

El comic y la era digital son los ejemplos donde los cambios generacionales tanto en la vida como en el mundo del espectáculo se manifiestan más claramente en el film. Por un lado Jo-ann en su inicio como actor muestra esa diferencia con Enders, mientras la segunda se inicia en una obra “seria” la primera brilla en una especie de X-Men clase Z que la lleva al reconocimiento no exento de escándalos y caprichos muy al estilo “Celebrity World” donde importa cuántos seguidores en facebook y twitter se tiene y qué cantidad de búsquedas en Google y cuantas veces en programas como TMZ.

Cosm2

Ese mundo del comic (Birdman está en esa línea) también aparece en las conversaciones mordaces de Stewart (iniciada en la serie Twilight) y Binoche, quién desliza una crítica a sí misma por su paso fugaz por Godzilla. Con Jo-Ann (recordemos que Moretz fue la brillante heroína del film Kick Ass) tomando la posta como acompañante, Maria Enders tomará real conocimiento de cómo el escándalo estará en el ADN de las nuevas estrellas. Un Juego gombrowicziano entre lo inmaduro y lo maduro, entre lo formal y cautivo y lo informal y escapista.

Como Irma Vep y Demonlovers es una película sobre mujeres pero en este caso es una película Binochiana (y si empezamos a neologizar) que se fue amasando desde el interior de Julliete como si fuera una autopsia cinéfila donde biografía ficción y critica se fuera amalgamando para dar un film poderoso y duradero. Juliette Binoch es junto a Catherine Deneuve y Jeanne Moreau el mejor trío de actrices francesas de todos los tiempos. Camaleónica, brillante, sugerente, inquieta puede expresar todos los sentimientos sin exageraciones gestuales, con sutileza sin parecer aristocrática, de manera simple, natural que se potencia con un guión proteico y un director que sabe explotar esa multidimensional calidad de actriz.

Dentro de un clima de nostalgia, La Otra Cara del Éxito (inentendible y pueril traducción local con la que se estrena Clouds of Sils Maria) comienza con el material filmado en blanco y negro de 1924 por el famoso director de cine de montaña Arnold Fanck sobre el fenómeno de la serpiente de Maloja, pero continua en sus tonos sepias recordando la forma de filmar el paisaje en consonancia con los momentos dramáticos, allí nació el cine como espectáculo, entendiendo que el cine y la naturaleza juntas potenciaban el esplendor de lo que se mostraba.

En Rendez-vous, dirigida por André Téchiné a mediados de los ochenta , Binoche se estrenaba como actriz con un ignoto Assayas como guionista, por eso principio y fin no son más que dos estancias de una relación que rinde todos sus frutos en Clouds of Sil Maria.

Se puede criticar que por esa intención conservadora y nostálgica se hace muy larga, quizás hasta el final parece no agregar mucho pero su virtud (además de la increíble Binoche) está en realizar películas con guiones literarios, teatrales donde el eje no está en la acción sino en la actuación, donde contar historias sea para producir placer en el espectador.

Se extrañan esos films con guionistas que antes que nada eran lectores, que buscaban espesor literario a sus relatos, que sabían cómo profundizar las actuaciones a través de la sutileza y la profundidad de las historias. Bergman, Tarkovsky, Buñuel, Antonioni, De Sica, Truffaut y por suerte muchos más, siguen convocando a los amantes del cine cada vez que se organizan retrospectivas, ya que el cine con efecto cerebral, post función, con ideas y debate, no tiene fecha de vencimiento. No solo de adrenalina y efectos especiales vive el cinéfilo.
Las serpientes de Clouds of Sils Maria son las serpientes que hablan de la iniciación y del vinculo del ser humano con su finitud pero también de lo que hay que cuidarse para seguir siendo fiel a sí mismo y al arte que lo convoca como el escándalo, el narcisismo, la mediocridad que detrás de una impactante belleza solo buscan estandarizar lo maravilloso para hacerlo comestible.

Para una Europa que se vuelve egoísta y retrograda en varios rubros (principalmente en materia social y humana en general) ser aristocrático, conservador y nostálgico de una Europa que fue el faro espiritual de occidente, puede ser la forma más ligera y contradictoria de ser revolucionario.

assayas