Sexo de-vil, una obra sobre el universo de las mujeres

0
23

¿Qué significa ser mujer? ¿Qué situaciones vive una mujer a diario? ¿Somos ángeles o demonios? Estas y otras preguntas surgen a partir de la puesta de Sexo de-vil, una obra provocadora, por momentos muy cruda, y absolutamente original, que va por su segunda temporada.

Cinco mujeres y un travesti ponen el cuerpo para representar el goce, la violencia física y mental, el lugar que ocupa la mujer en nuestra sociedad, el deseo del otro y el propio, todo a través de diálogos, música, coreografías y canto. ¿Sexo débil o sexo de-vil? Sin dudas, ambos conceptos definen el universo femenino. La obra muestra diferentes situaciones en las que la mujer está sometida a las necesidades del hombre, a sus requerimientos; otras en las que necesita autoafirmarse a partir de la mirada masculina; otras en las que se rebela, confronta, discute, se defiende; y otras en las que el suicidio parece la única salida. Mujeres débiles pero también provocadoras, atrevidas, “demoníacas”.

Lo demoníaco femenino surge en el siglo XIX a partir del Romanticismo con el mito de la mujer fatal, la que es capaz de enloquecer al hombre, la que resulta peligrosa porque, de alguna manera, asume actitudes masculinas transformándose en cazadora más que manteniéndose como presa. La obra de Miguez juega constantemente entre los dos polos débil/presa y de-vil/cazadora, y para eso parte de situaciones cotidianas: el acto sexual, los piropos callejeros, la búsqueda de un empleo o de una pareja, pero siempre a través del símbolo como vehículo de múltiples interpretaciones.

En cuanto a la puesta, el lenguaje corporal en tanto gesto, mirada, respiración o sonido es explorado a fondo. Los cuerpos hablan en todo momento, hablan más allá de la palabra y hasta en contra de la palabra. Es el cuerpo el encargado de mostrar el erotismo, la violencia, el dolor, el asco, la felicidad o el placer, y los espectadores sentimos que en ese mostrar se pueden asumir mejor ciertas realidades del universo femenino. En este sentido, son las actuaciones de Pamela Campos, Priscila Favre, Sonia Isola, Carolina Pitetti, Cecilia Slamecka y Miguel Patiño las que permiten construir significados a partir del cuerpo en sí mismo. Muy logradas son las escenas en que las mujeres asumen roles masculinos porque, paradójicamente, acentúan la mirada de las déviles/débiles.

Sexo De-vil es una obra no solo para mujeres, sino para hombres que quieran, durante una hora, ponerse en otro lugar que quizás los incomode, pero que no dejará de interpelarlos.

Ficha Técnica

Intérpretes: Pamela Campos, Priscila Favre, Sonia Isola, Carolina Pitetti, Cecilia Slamecka y Miguel Patiño.
Música: Freddie Perren y Dino Fekaris, Beyoncé Knoweles, Joaquín Sabina
Textos: Elias Miguez y Ana Franco
Voz en off: Emilio Espinoza
Fotografía y Filmación: Paula Schweizer y Javier Perrone
Ilustración y Diseño de Imagen: Matías Páez
Diseño gráfico: Gisela Aroldo
Diseño de iluminación: Cristian Domini
Diseño audiovisual: Paula Bruzzese y Javier Perrone
Prensa: TEHAGOLAPRENSA
Producción general: Hernán Stibanelli
Asistente de dirección: Gisela Aroldo
Dirección: Elias Miguez

Funciones: Sábados 21
Teatro La Tertulia (Gallo 826 – CABA)
Entrada $120 (desc. estudiantes y jubilados)
Reservas: reservassexodevil@gmail.com
FB: Sexo De-vil