Leviathan

0
23

Leviathan formó parte de las cinco que disputaron el Oscar 2015 a mejor film extranjero, compartiendo nominaciones con Ida (Polonia), Relatos Salvajes (Argentina), Tangerines (Estonia/Georgia) y Timbuktu (Mauritania).

Dirigida por Andrey Zvyagintsev, es un melodrama sin final feliz ni posibilidad de triunfo del bien, fiel a su explícita referencia, uno de los textos clásicos de la filosofía moderna occidental: Leviathan, or The Matter, Forme and Power of a Common Wealth Ecclesiasticall and Civil, más conocido como Leviatán, en español, así como su autor, Thomas Hobbes que es uno de los autores claves que suele conocerse en la escuela media. La frase que resume esta filosofía, “homo homini lupus est”, el hombre es lobo del hombre, permea esta historia de corrupciones grandes y pequeñas, de macro y microfísicas de la traición, la amistad, el amor, la culpa, la indefensión y el poder, donde el hombre parece inerme frente a los políticos civiles y religiosos. Otra de la fuente para esta historia es el Libro de Job bíblico, incluido su monstruo marino, que yace en la playa, como un fósil, junto a barcos desguazados que le dan a la imagen un tinte de podredrumbre y bruma.

 

leviathan

 

La historia es sencilla y abunda en las pantallas: Kolia es un hombre que lucha contra el poder público y privado para no perder su casa, empeñado en enfrentar a un alcalde abusador y en sostener lo que ha sido su manera de estar en el mundo desde generaciones, en un bellísimo pueblo de la zona del mar de Berents, en las costas árticas, y frente a la cual la maquinaria del poder describirá un arco fatídico, desde la lectura de un fallo que desencadena el conflicto al inicio del film a la lectura de otro fallo judicial al final que lo clausura, sin margen para escapar del destino.

Uno de los detalles más interesantes es la fuerte crítica a la clase política soviética y post-soviética, corrupta y totalmente animalizada, plena de menciones: oficinas públicas con cuadros de Putin, ametralladoras para los ejercicios de tiro contra retratos de Lenin y Gorbachov, el rol de la policía y el detalle casi de combustible que tiene el vodka, bebido por igual por mujeres y hombres, como lengua franca de una comunidad en la que pareciera que queda poco por hacer.

La contundencia de esta historia amarga, excelentemente narrada y con una recordable fotografía, seguramente afirmará el momento especial que vive esta filmografía regional en el cine de Occidente, como ya dijimos, presente en los Oscars 2015, con este film y con Tangerines .