Memoria como bicho

0
14

Memoria como Bicho

Dormida escupo el corazón como un gargajo. Canta su maullido en el silencio de la noche.
Y el sueño: Un Falcon verde. Herrumbre de tiempo torturado en la puerta de mi casa. Alguien adentro era sombra luminosa. Ojos vacíos, lunas quietas, materia de barro dolorido. “Llevame hasta los campos”, rogué insensata. “Dame el no estar, el río con sus muertos”.
Se irguió la voz del sueño: “¿la lengua? ¿Dame lengua? Eco argentino que escribe cadáver, escribe fantasma, escribe matarife”.

El corazón despierta en pesadilla: cucaracha que cruje como óxido viejo. Hierro, sangre, letra. El orden de la memoria como un bicho.

Liria Evangelista (de su libro Niña Soviética).

24 de marzo de 2015. Ph Gabriela Leonard.