#pantallaPinamar2015: Todos están muertos

0
14

Producción española que tiene en su haber 4 Biznagas del Festival de Málaga, Todos están muertos es la tercera obra de Beatriz Sanchíz.

Con un elenco donde destacan Elena Naya, la mexicana Angélica Aragón y el argentino Nahuel Pérez Biscayart, narra la historia de una ex-estrella de rock devenida repostera que a lo largo de la película logrará cerrar una historia con su hermano para poder encarar otra relación con su hijo adolescente y su madre. Así, la película tiene rasgos de eso que nos gusta llamar en nuestras notas bildungsfilm, tomándolo del concepto literario bildungsroman (novela de iniciación), donde lxs que se inician a través de un rito con la muerte son sus tres protagonistas, independientemente de su edad.

Los cruces con la cultura mexicana y su comunidad residente en Madrid (una Madrid definida como fea, claro, al lado del desborde vital mexicano), le dan una impronta más que interesante a esta película convencional pero con ciertos riesgos, plena de sorpresas al espectador, que se presenta como un muy buen producto fílmico.

La intensidad de Elena Naya en su papel de Lupe, es más que destacable, fiel a lo que sabe componer según ha dado muestras en La Piel que Habito (Almódóvar,2011). La interpretación de Nahuel Pérez Biscayart suena como un homenaje a Federico Moura y a nuestra música de los “80 (Virus, Soda Stereo), provocando una familiaridad más que agradable que refuerza ese efecto multicultural que tiene la propuesta.

En suma, una película que llega, que sería grato ver en las pantallas grandes argentinas y que, como ya apuntamos con otros casos, se puede ver en festivales, que se han convertido en la mejor alternativa para tener chances de ver otra cosa que no sea el relato único del cine comercial estadounidense, y que también, si se busca, se encuentra en internet.