El otro lado del éxito, de Olivier Assayas

0
22

Detrás del espejo

 

Es posible que esta sea una de las grandes actuaciones de esta excelente actriz francesa, que es Juliette Binoche, de tantísimos films, como la Trilogía de Krzysztof Kie?lowski, por citar algo que encuentro paradigmático en su extensa carrera cinematográfica.

Esta es la historia de María Enders a quien luego de la muerte de un amigo, le proponen hacer la contrapartida de un papel, que realizase años atrás sobre una atractiva joven, que desarma con su belleza a su jefa Helena conduciéndola al suicidio.

Ahora, en su madurez la propuesta es inversa, ya que le piden que trabaje en el papel de Helena. El tema es que en su memoria siente que sigue siendo Sigrid, quizá porque es difícil aceptar que se está envejeciendo. O quizá porque también hay siempre algo que opera de bisagra en nuestras vidas. Por otra parte hay una joven, que esta ocasión hará de Sigrid, una star de Hollywood, que tiene todo aquello que implica la juventud en este caso el desparpajo, la seguridad, la frescura, aunque no se tenga la experiencia.

Pero lo medular en el film, es que detrás de todo este discurso hay una profunda reflexión, sobre el cine, el teatro, y porque no el arte, en estos últimos 20 años. Y un ir y venir todo el tiempo entre la realidad y la ficción.

Porque el juego especular no se da solamente entre la representación de Sigrid y la de Helena, sino entre lo canonizado hace varias décadas y la percepción de lo que ahora es el cine…el arte, o el arte y la vida. Esa tensión en clave humorística juega a su vez con otra tensión de carácter emocional que María comparte con su asistente, sea por el diferente modo de percibir la realidad, sea por otro tipo de atracción, que no se define, pero que fluye con toda su ambigüedad, y que probablemente sea lo más perturbador del film

Y para dejarnos pegados a la pantalla, cuya cámara siempre se ha enamorado del rostro de Binoche esta el paisaje de Suiza, una remota región de sus Alpes, y un fenómeno físico que tiene mucho de misterio… y la música!, que es otro protagonista más.

Ocurre en los festivales, casi siempre, que frente a films como estos, una quisiera quedarse con esa sensación de plenitud que ellos generan. Es como sino se quisiese romper el hechizo…