El viaje de Hervé

0
10

“…si había un nombre para todo eso era: teatro.” A.B

La obra empieza de improviso, antes de que nos demos cuenta. Es que el hermoso espacio de Querida Elena se presta a la magia anticipadamente, apenas ponemos un pie en el lugar. Cae la tarde en las cercanías del Parque Lezama.  Los actores se preparan ante nuestros ojos  y de pronto nos enmarcan la historia, nos cuentan algo (nunca todo, ni ahora ni después) sobre Hervé Joncour, mientras bailan al ritmo de una música suave y delicada (ejecutada por Maximiliano Canepa) que tiene en ese nombre (el de Hervé) su pulso y su razón de ser. Luego nos guían por un pasillo hasta un patio, donde todo lo demás sucederá, con el toque de melancolía extra que dará la llegada de la noche.

El viaje de Hervé es una versión libre de Seda del italiano Alessandro Baricco. Esa creación en libertad le permitió a los integrantes de la Compañía Teatral Ladrones de Quinotos trazar un nuevo recorrido que realza algunas zonas del texto original (su musicalidad, su profunda belleza de imágenes) y elude otras (ciertos personajes, ciertos núcleos narrativos) para lograr otra cosa, otra obra. Es notable como las elipsis dotan de un misterio aún mayor a la figura del protagonista y sus sentimientos abarrotados.

Hervé, su titiritero (Gerardo Porión) y Rita González nos conducen por un viaje de ensueño, por los recovecos de un amor imposible que se vuelve recuerdo entre tazas de té, pajaritos de papel y mares de tela. El muñeco sin ojos, ciego de amor y de nostalgia por lo que no será jamás, interactúa con los actores que devienen otros, son narradores, titiriteros, personajes. Esos pliegues del relato se ensamblan con total naturalidad y el todo resulta armonioso. Pura belleza.

Nada valen estas palabras. El viaje de Hervé es una experiencia para ser vivida. Nacida para rodar por espacios no convencionales, la obra ya anduvo por el Delta de Tigre, por el Festival de Rafaela, por el Botánico. Ahora los espera, con la urgencia de su poesía a flor de piel, los sábados a las 20 hs en Querida Elena.

 

Ficha técnica

Sobre textos de Alessandro Baricco, Dramaturgia y dirección: Bruno Luciani, Actúan: Rita González y Gerardo Porión, Músico: Maximiliano Canepa, Asistente de dirección: Rocío Gómez Cantero, Coreografía: Valeria Narváez, Música original: Mariano Pirato Mazza, Vestuario y escenografía: Isabel Gual, Luces: Eduardo Pérez Winter, Caracterizaciones: Luli Fliess, Producción ejecutiva: Rita González, Rocio Gómez Cantero, Diseño y realización de títeres y objetos: Gerardo Porión, Realización de vestuario: Clara Hecker, fotos: Hernán Paulos.

Funciones: sábados a las 20 hs en Querida Elena, Pi y Margall 1124, CABA.

 

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=NfI1c1utVXs[/youtube]