Sueño de invierno (o Winter Sleep)

0
23

– La Piedra de la conciencia

Aydin, es un actor jubilado que por herencia tienen un pequeño hotel en Anatolia en la estepa Turca,  vive allí con su joven esposa y su hermana recién separada. Con disimulado desgano atiende su vida social y a los pocos turistas que se alojan porque la cruda temporada de invierno se avecina. Por su dinero y propiedades ocupa la mayor jerarquía del pueblo donde es  envidiado por su hermosa y joven mujer a la cual minimiza y desatiende.

Aydin está disconforme con la vida que lleva solo lo entusiasma escribir artículos en un diario menor del lugar llamado “voces de la estepa” que solo discute con su hermana que no se muestra conforme con lo que escribe Aydin ya que cree que le preocupa más su fama que la calidad de lo que escribe (frase textual y genial “Me gustaría que mi umbral de autoengaño sea tan bajo como el tuyo”). Toda su ilusión está concentrado en su proyecto de realizar una investigación sobre la historia del teatro turco.

Su tranquila y rutinaria vida se ve violentada por una piedra que le tira un niño rompiendo uno  de los cristales de su camioneta  “Land Rover” que es conducida por un empleado algo tosco pero muy leal. Esta situación va revelando lentamente (la película dura más de tres horas) no solo su indiferencia e insensibilidad social sino lo que los demás piensan sobre Aydin y a su vez van desatando otros conflictos que son ni más ni menos la crisis de la vida del protagonista.

La domesticación de un caballo va marcando también los cambios en la conciencia de nuestro personaje, el ha domesticado también  a su mujer a la que le concede todo tipo de libertades que en esencia no son más que permisos paternales que impiden el crecimiento de su sensible esposa.

Nuri Bilge Ceylan construye paciente y artesanalmente la evolución de los personajes,  esculpe en los rostros y en los diálogos sentimientos acallados que pronto se van a manifestar a pesar de la granítica educación de castas y de sexos.

Clásica y eficaz, sin las estridencias formales a las que nos tiene acostumbrados Cannes (lo ironizó Thierry Frèmaux en su presentación del ciclo y del film) hace recordar mucho a esos cuentos de invierno de Chejov que tematiza esa soledad existencial de los que siguen  buscando un sentido a su vida frente a las inclemencias del paisaje y las emociones.

Obra Maestra que se cierra con un paralelo entre el indómito caballo blanco y la hoja en blanco ambos dispuestos para entender que solo la libertad puede despertar una conciencia que nos permita habitar nuestro deseo.

ws2