MARIBEL VERDÚ

0
16

Amable charla con una de las mayores actrices de la cinematografía española

La muestra del cine español ESPANORAMAS, organizada por la Embajada de España (a través del CCEBA: Centro Cultural de España en Buenos Aires), el ICCA y el INCAA, cuenta entre sus mayores atractivos con la presencia de Maribel Verdú y una muestra de varias de sus películas en la retrospectiva organizada en el Cine Gaumont.

El lunes 23 de febrero una importante concurrencia de críticos y otras figuras de la industria cinematográfica asistieron a una charla en la Embajada de España con la presencia de la célebre actriz. Fue presentada por Juan Duarte,  consejero cultural de España, y moderada por el crítico Luis Alegre, acompañado de Fernando Madedo.

Parece interesante revisar su amplia filmografía incorporando varios de los comentarios vertidos durante la conferencia que contó con la presencia del Embajador de España, quien hizo de anfitrión.

Maribel Verdú nació en Madrid en 1970 y debutó siendo muy joven en el cine cuando apenas tenía 15 años. En verdad ya había hecho algo de televisión de la mano de Vicente Aranda quien la incluyó en el episodio “El crimen del capitán Sánchez” de la serie “La huella del crimen”. Un año después (1986) saltó al estrellato con “27 horas” de Montxo Armendáriz y “El año de las luces” de Fernando Trueba, dos películas importantes del cine español de esa época. Además de recordar esos títulos mencionó “La estanquera de Vallecas” de Eloy de la Iglesia, la que sería su siguiente película.

Cinco años después Vicente Aranda, quien fuera prácticamente su descubridor, la incluyó en “Amantes” junto a Victoria Abril y Jorge Sanz, integrando un triángulo amoroso, ambientado en 1955, con magnífica fotografía de José Luis Alcaine. La película estuvo en la Berlinale y obtuvo un Oso de Plata para Victoria Abril.

Verdú, ante una pregunta del público homenajeó a Bigas Luna. En 1993, Bigas la incluyó en el reparto de “Huevos de oro”, señalando ella que lo “extraña mucho” (falleció en 2013)  y elogiándolo porque “se rodeaba de mujeres para armar su equipo de producción”.

Otro director que recordó con nostalgia, afirmando que fue aquél al que más quiso,  es Ricardo Franco. La dirigió en dos oportunidades destacándose “La buena estrella” de 1997, que fue en palabras suyas la “segunda bisagra”, luego de la película de Aranda de 1991.

Tampoco podía estar ausente Fernando Trueba que volvió a dirigirla en la ganadora del Oscar “Belle Epoque”, donde interpretaba a una de las cuatro hijas de Manolo (Fernando Fernán Gómez). Un reparto increíble que incluía a Penélope Cruz y Ariadna Gil y donde ella confesó que “hubiese preferido tener el rol de la hermana lesbiana”. Entre los intérpretes se destacan el francés Michel Galabru, Jorge Sanz, Gabino Diego y la “almodovariana” Chuz Lampreave, además del guionista Rafael Azcona.

Parte importante de la charla tuvo que ver con sus frecuentes visitas a América Latina habiendo filmado en varios de sus países. No guarda muy buen recuerdo de su paso por Chile donde filmó “El entusiasmo” y mucho mejor fue su primera vez en la Argentina cuando Geraldo Herrero la dirigió en “Frontera Sur”.

Poco después retornaría a España cuando Carlos Saura, otro de sus directores admirados, la tuvo en “Goya: luces y sombras de un genio”.

Pero fue en México donde Alfonso Cuarón, otro latinoamericano, le dio uno de los mejores papeles de su carrera cinematográfica en “Y tu mamá también”. Y cinco años después Guillermo del Toro, otro realizador azteca, la incluiría en el reparto de “El laberinto del fauno”.

Volvería a filmar en Argentina un año después con Jorge Algora en “El niño de barro”: Recordó que la película se hizo en San Antonio de Areco, lugar que recuerda como demasiado tranquilo y similar a Luján donde estuvo filmando en otra oportunidad junto al actor José Coronado.

Afirmó ante una pregunta que le fascina trabajar con diversos directores pero que no se imagina en dicho rol. Elige las películas por su guión y no por el personaje que le toca interpretar. Como nunca estudió arte dramático ella construye los personajes sólo con sentido común y nunca cuestiona al director.

En los últimos tiempos tuvo variadas experiencias como la de trabajar con Coppola en “Tetro” (filmada en Argentina) y rescata entres sus mayores satisfacciones la de haber actuado en “Blancanieves”.

En los últimos tiempos ha protagonizado varios films con Gracia Querejeta. El primero fue “Siete mesas de billar francés” que se verá el 4 de marzo próximo. También estuvo en “15 años y un día” y en 2015 se estrena en España la tercera colaboración entre ambas. Y en Argentina está filmando actualmente “Sin hijos” de Ariel Winograd junto a Diego Peretti, Pablo Rago, Martin Piroyansky y Horacio Fontova.

Maribel Verdú se siente muy a gusto en Buenos Aires y vino acompañada de su marido Pedro Larrañaga, al que considera un gran director teatral.

Al cierre hizo numerosas referencias cinéfilas tales como sus actrices preferidas entre las cuales mencionó a Audrey Hepburn, Jane Fonda, Shirley MacLaine, Julianne Moore y Cate Blanchett entre otras. Pero al señalar que su película preferida es “Un camino para dos”, se vislumbra que su máximo ídolo podría ser la actriz de “La princesa que quería vivir”. Cuando  destacó que otra de sus películas predilectas era “Breakfast at Tiffany’s” (en Argentina “Muñequita de lujo”) quedó claro que lo que deseaba hacer era un bello homenaje a una de las mayores actrices de todos los tiempos.