Los días después, de Victoria Almeida

0
16

¿Qué pasa cuando al actor se le niega la palabra para expresar el derrumbe de un amor? La respuesta es sencilla y compleja a la vez: lo que pasa es el cuerpo, el grito, la mueca desgarrada y repetida al infinito de lo que ya no es. Resulta compleja porque  es difícil salirse de los lugares comunes que rondan las temáticas amorosas (el discurso amoroso), y sencilla porque Hernán Grinstein y Guadalupe Docampo logran plasmar en escena, con lucidez e intensidad,  una idea que responde a la poesía de los cuerpos en lucha, que se cansan de esa lucha, que no pueden seguir luchando: Hay algo impronunciable en el desamor que se traduce en la imposibilidad de comunicarse. Entonces todo es repetición, alarido animal.

- Publicidad -

Los días después, escrita y dirigida por Victoria Almeida, retrata el naufragio de una relación, esos días después del amor, desde una visión particular anclada en la exacerbación de acciones repetidas (Dormir, lavarse los dientes, quejarse, culpar al otro, hacer el amor, etc.), de frases repetidas que ya no significan nada y que devoran el sentido (si alguna vez lo tuvo) de la existencia cotidiana.

Un amor construido para que luego irremediablemente se destruya. Como la escenografía que va mutando,  se achica el espacio, se expande, se vuelve círculo vicioso para devenir metáfora de la derrota, de la soledad o de la muerte. La iluminación  rescata la sutileza de cada situación y acentúa el brillo apagado del todo. Eso (los cambios de escenografía, la iluminación)  sucede de la mano de los llamados “servidores de escena”, Pablo Aguierre y Ary Pardal, que funcionan como guías, marcadores del final. Todo está ahí para ser visto, a flor de piel, en carne viva. Y el espectador se llenará de esas imágenes que valen, seguro, mucho más que mil palabras.

Los días después es, repetimos, poesía del cuerpo, de un cuerpo que duele y sufre y grita la impotencia del desencuentro. El predominio del cuerpo y de la acción permite agudizar la atención sobre otros aspectos de la escena muchas veces absorbidos por el texto. Lo sabemos: el teatro es mucho más que buen decir.

 

Ficha técnica

Actúan: Guadalupe Docampo y Hernán Grinstein
Servidores de escena: Pablo Aguierre y Ary Pardal
Diseño de iluminación: Omar Posematto
Escenografía: Sol Soto
Fotos y diseño gráfico: Seedy Gonzalez Paz
Prensa: Ezequiel Hara Duck
Producción: Juan Silveyra
Asistencia de dirección: Milagros Acosta
Dirección de Movimiento: Milva Loenardi
Dramaturgia y Dirección Victoria Almeida

Funciones: viernes a las 21 hs. El Camarín de las Musas, Mario Bravo 960, CABA.