Esperanza desubicada, Maru Dorrego y Pablo Ibarluzea

0
9

Presentada como un unipersonal de teatro clown y absurdo, Esperanza desubicada narra la historia de una mujer que sale de un “acá”, “cruza el charco” y llega a un “allá”, en un viaje en el que no faltan monstruos, recuerdos, gente que la ignora, un trabajo ingrato y un amor que la abandona. Todo, por supuesto, en clave de comedia y con una participación activa del público que le da a la obra una cuota interesante de improvisación.

Cuando uno se desubica, pierde la orientación y no sabe dónde se encuentra o qué dirección tiene que tomar. Al llegar a destino, Esperanza va perdiendo el rumbo poco a poco, cuando finaliza esa etapa de deslumbramiento en la que todo lo que ve le parece “guau”: es el momento en que pasa de viajera a inmigrante y comienza a sentir que la casa, el trabajo, la ciudad y la gente no son lo que había percibido al comienzo.

Hasta acá, el argumento no es novedoso; muchas obras exploran el tema del desarraigo. Sin embargo, lo que sorprende es la puesta, el uso que se hace de las posibilidades del unipersonal: lo gestual, los sonidos, la mímica, la música y el vestuario adquieren una categoría simbólica y requieren de un espectador que ponga la imaginación ante todo. El gorro de Esperanza, su cajita con recuerdos, su casa demarcada por una cinta en el piso, la lámpara, su pequeña valija, los carteles que indican el paso del tiempo son los indicios con los que contamos los espectadores para figurarnos lo que está ocurriendo, más allá de lo que dice la protagonista. Es destacable la utilización que ella hace de los movimientos en escena no solo para trasladarse, sino para mostrar momentos significativos como el sueño o los recuerdos del pasado.

Otro recurso interesante es la afirmación reiterada de que estamos dentro de una obra de teatro, de que lo que se ve es una representación y de que es importante que entendamos bien el mensaje. De ahí las interacciones con el público y el “¿se entendió?” para referirse a tal o cual parte, a la que Esperanza quiere que prestemos atención. En este sentido, es revelador un fragmento de Shakespeare de la obra Como gustéis, que ella recita en inglés y que después explica dos o tres veces más porque ahí radica la esencia de la obra: “El mundo entero es un teatro, y todos los hombres y mujeres simplemente comediantes. Tienen sus entradas y salidas, y un hombre en su tiempo representa muchos papeles…”. Esperanza, como todos nosotros, cumple diferentes roles, entra y sale del mundo, quiere encontrar su lugar, quiere ubicarse, y el viaje significará para ella un aprendizaje que, entre otras cosas, se refleja en las cartas que envía a su familia del “otro lado del charco”. En estas se ve el cambio en la protagonista a través del mismo texto que en su repetición, sin embargo, va evidenciando cómo se transforma la mirada hacia ese lugar que nunca será propio.

Esperanza desubicada es un excelente unipersonal, con una interpretación de Maru Dorrego para disfrutar, divertirse y emocionarse.

Ficha técnica

Idea original y actuación: Maru Dorrego
Dirección: Pablo Ibarluzea
Creación y Dramaturgia: Ibarluzea/Dorrego

Funciones: sábados 20.30
Reservas: esperanzadesubicada@gmail.com
La Lunares Teatro: Humahuaca 4027 –Abasto–, CABA. Teléfono 4867-3105
Entrada general $90 –Descuentos estudiantes y jubilados: $60