La mujer de un solo hombre

0
12

1417709704_331228_1417710356_noticia_normal

De amor no se habla

La mujer de un solo hombre es ante todo un excelente thriller psicológico que narra la vida cotidiana de una pareja que tiene la idea que su relación es perfecta. Ambos, a su manera, tienen la percepción que finalmente en un par todo se negocia. Aunque sepamos que eso no es real: desde su inicio hay un clima de muerte anunciada. Todd y Jodi llevan 20 años juntos, pero al mismo tiempo no son del todo conscientes que lo único que no quieren es renunciar a la zona de confort y seguridad, que representa seguir juntos.

La historia -que deviene en tragedia- es por momentos el terrible y verosímil pacto de “Hasta que la muerte nos separe” a lo que se suma una feroz contundencia de los hechos. A medida que avanza el relato, los pensamientos y el accionar se tornan cada vez más transparentes y brutales. Lo que genera en el lector una angustia creciente por algunas vueltas de tuerca inesperadas.

Estructurada en capítulos -denominados Ella y Él- , alterna los puntos de vista de sus dos protagonistas, lo que se traduce en una profunda reflexión sobre la condición humana, y sobre la fragilidad siempre latente de una relación amorosa, si bien podría decirse que eso no implica que se hable de amor. Todd ha descubierto que puede vivir de otra manera, aunque se sienta presionado por las circunstancias a tomar decisiones radicales. Y Jodi piensa que, en algún sentido, se ha inmolado para dedicarse a él y que, perdido por perdido, está dispuesta a hacer cualquier cosa para no modificar el entorno en que vive.

Un considerable aporte de trabajo de campo en el área psicoanalítica contribuye al análisis de las conductas humanas mostrando los pliegues de la negación, la capacidad del olvido, y como consecuencia, un modo de vivir como si ciertas cosas no hubiesen ocurrido nunca, que en otros términos alude a nuestro personal e intransferible inconsciente. Aunque dicha estrategia no remita a propósito alguno de constituirse en una lección práctica.

La mujer de un solo hombre – su única novela -fue publicada poco tiempo después de la muerte de su autora, quien en otro tiempo realizó investigaciones sobre el orgasmo femenino y el arte del striptease y se ha convertido en un éxito editorial, no por su marketing, sino por la recomendación directa de sus lectores. Un trabajo agudo muy bien escrito con una evolución cautivante de la psicología de sus personajes, y con un alto grado de suspenso, que por momentos dejará sin respiro a sus lectores. Muy recomendable.