Naomí Campbell, no es fácil convertirse en otra persona

0
14

Vimos Naomí Campbell, no es fácil convertirse en otra persona ,primer largometraje de los jóvenes realizadores chilenos Nicolás Videla y Camila José Donoso en el BAFICI 2014, compitiendo en la sección Internacional.En ese momento tuvimos oportunidad de hablar con ellos. Este jueves próximo se estrena comercialmente en Buenos Aires.

Se trata de una experiencia que transcurre en dos planos distintos: por un lado, el registro que realiza una cámara captando los intentos de la protagonista Yermén por operar su genitalidad de acuerdo a la identidad de género que ella se asigna, y por el otro, la cámara en poder de esta mujer registrando lo que vive, en una especie de recorrido segundo, en general nocturno y denso, de su propia visión del entorno y su vida. Para lograr su objetivo se inscribirá en un reality cuyo objetivo es someter a sus participantes a distintos tipos de cirugía estética.

Lo interesante de esta película que recomendamos radica, por un lado, en las tensiones de la subjetividad, que emergen visualmente a partir del cruce de este juego de cámaras, y por otro, en el concepto de reality como soporte del cruce entre lo privado, íntimo y personal, y la inscripción de ese universo en lo público, que implica no pocos cuestionamientos de su personaje acerca del precio que pueda tener asumir su deseo.

En este sentido es interesante que la protagonista Yermén conozca a una mujer que quiere también participar del reality para operarse y semejar a la modelo Naomí Campbel ya que hace ingresar otros imaginarios, no solo el de reasignación de sexo, abriendo el abanico a las múltiples representaciones y modos de ver el propio cuerpo.

También es muy sugerente ver a Yermén transitando el tema de la identidad en tanto experiencia imbricada desde distintas fuentes, agenciada desde múltiples marcas, donde la reivindicación trans se teje también en relación a la experiencia comunitaria de la villa miseria y a su origen mapuche, como una construcción transversal mediada por la experiencia de la marginalidad.