Méndez, lo último de Sebastián Chilano

0
27

Decir “nada es lo que parece” es un lugar común que se ajusta perfectamente a Méndez, la última novela de Sebastián Chilano, publicada en el 2014 por Vestales.

- Publicidad -

Las primeras páginas llegan a incomodar al lector. Es como si intentásemos ver a través de un vidrio sucio: falta nitidez, sabemos que pasa algo transcendente del otro lado y sabemos también que no debemos perdernos los detalles. Así es como, gradualmente, el vidrio va limpiándose, la escena se ensucia y todo se vuelve más claro.

Méndez transcurre en el escenario que va de Mar del Plata a Santa Clara, recorriendo la ruta 11. El verano y el mar son el marco perfecto para esta historia que reúne a cinco personajes, entre ellos, un muerto en el baúl de un auto. La novela sería ideal para adaptar al teatro o al cine: es exacta como un reloj, como un reloj de arena porque en algún momento da un giro y el tiempo vuelve a transcurrir en otro sentido. Y lo mejor es que ese giro es imperceptible y absolutamente necesario.

En Méndez, Sebastián Chilano nos cuenta sobre la frustración, el oportunismo, la competencia, la desesperación por salvarse de algo que no se sabe bien qué es. Nos muestra el vidrio sucio a través del que miramos la realidad y tiene la prestancia de dejarnos ver los detalles a través de la mugre.