Sordo, al Malba

0
18

Se estrena el 8 de enero en el Malba Sordo un film de Marcos Martinez. Argentina, 2014.

- Publicidad -

[quote text_size=”small”]

El poder de la gramática de la lengua

[/quote]

Sordo es un film que reflexiona no sólo sobre esta “discapacidad”, -que no es vivida como tal- sino fundamentalmente sobre el poder de la gramática de su lengua. Y en este sentido hay una puesta en valor en el ámbito de la comunicación, a la vez que en el terreno del teatro.

Se podría realizar una asociación con el cine y su capacidad de comunicar en su idioma original, más allá de que el espectador conozca o no esa lengua. Por lo que comunicarse es en todo caso, poder transmitir una intención que se ve reforzada por lo gestual. Lo que sería -en el ámbito de lo cinematográfico- no traicionar al lenguaje con un doblaje. Ya que todos sabemos además que hasta la traducción no deja de ser un modo de traición.

El grupo de teatro de Sordo -protagonistas de la película- se creó especialmente para el proyecto cinematográfico. Se constituyó con actores sordos que participan de diversos talleres de teatro de la comunidad sorda de Argentina. Los actores seleccionados aportaron sus miradas y experiencias personales para armar el guión de la historia del grupo. Por lo que el film se mueve entre el documento y la ficción.

La obra comienza como una improvisación de sus vidas, sigue con esta declaración de principios -arriba mencionada- centrada en su capacidad de dar a conocer la percepción del mundo de los “sordos” , su posibilidad de comunicar, y sus posibilidades estéticas. El grupo se llama “Extranjero”, quizá como una alusión al desconocimiento del común denominador de las personas sobre la existencia y la capacidad de esta gramática

Lo cierto es que sus actores consiguieron que Darín y Peretti, entre otros, participasen como puente de comunicación en la obra, por lo que apunta por otra parte a ir de la imagen al subtitulado.

Sordo nos propone conocer y penetrar en un mundo, que no debería sernos ajeno, donde el lenguaje oral juega con el gestual, lo que lo hace en algún punto más dramático, no porque nos encontremos frente a un drama, sino en todo caso en una apuesta sin medida a la vida a través del arte. Y logra sin lugar a dudas, que formemos parte de él, de sus signos, y de su poder de comunicar. Y mucho más del deseo de un grupo de actores que apunta a llevar a cabo un proyecto artístico, e intentar vivir de esa pasión.