Horizontes de deseo, en el MAR

0
50

Esta tarde a las 18:30 hs se inaugura en Mar del Plata la temporada veraniega en el Museo de Arte Contemporáneo con la Muestra “Horizontes de Deseo”.

El  gobernador Daniel Scioli , acompañado por el presidente del Instituto Cultural, Jorge Telerman y el intendente local, Gustavo Pulti. Scioli presentarán la tercera muestra desde su inauguración a fines del 2013: una reflexión sobre la necesidad de construir de un mundo mejor a través de los más destacados artistas, diseñadores y arquitectos que interrogarán acerca de desear, imaginar, proyectar.

El concepto del deseo como motor de transformación y cambio de la realidad, dice su curador Rodrigo Alonso en estos días de montaje y reúne con esta propuesta algunas piezas de artistas internacionales, y obras de los argentinos Diana Aisenberg; Patricio Gil Flood; Amancio Williams; Fabiana Barreda; Juan Doffo; Proyecto Anda; Manuel Archain y Miguel Canatakis; ABTE; Gabriel Baggio; Azul Blaseotto; Martín Carrizo; Marcelo Coglitore; Pío Collivadino; Leonardo Damonte; Claudio Gallina; Martín Huberman; Fernando Livschitz; Juan Mathe; Ignacio Mendía; Mariano Molina; Gabriela Mungia/Guadalupe Pardo; Rivane Neuenschwander; Charly Nijensohn; Leo Núñez; Benito Quinquela Martín; Mariana Tellería; Juan José Tirigall y Nicolás Trombetta, entre otros.

Una reflexión sobre el rumbo y las necesidades de la humanidad de cara a un futuro que mejore el presente. ¿Cómo deberían ser las sociedades de los próximos años?, ¿Cómo perfeccionar la vida en comunidad?, ¿Cómo asegurar el respeto de la diversidad y la preservación del planeta?, ¿Cuáles son los sueños, las fantasías y las utopías que nos permitirán avanzar hacia esos objetivos? son los interrogantes que planteará esta muestra.

Por su parte, el presidente del Instituto Cultural, Jorge Telerman, contó a Télam que en esta muestra “los artistas nos van a preguntar en qué mundos, en qué ciudades, queremos vivir”, y adelantó que el “concepto serán `los horizontes de deseo`

“Horizontes de deseo” se podrá visitar hasta mediados de febrero en el museo MAR, ubicado en Camet y Lopez de Gomara, con entrada libre y gratuita, de jueves a martes de 11 a 23.

 También se presentará este verano en su explanada la obra “Volúmenes”, del artista Sergio Avello, trasladada desde el MALBA:  se trata de un gigantesco semáforo de unos 7 m de alto que transforma el nivel del sonido ambiental en luces. El color verde indica sonido normal, aceptable, bienestar y posibilidades de avanzar, en tanto que el amarillo sugiere sonido intenso, tolerable, tener cuidado y prestar atención. Por ùltimo, el rojo anuncia sonido fuerte, desagradable, molesto, que impulsa a reducir la intensidad.

Texto curatorial: 

Desear – Proyectar – Construir– Transformar.

El deseo es un motor que impulsa cambios, diseña mundos posibles, reconfigura la realidad. Como una brújula que apunta hacia el futuro, que señala objetivos, aspiraciones y utopías, el deseo nos ubica en el camino hacia un estado de mejora potencial, hacia una vida diferente, promisoria, más plena y brillante que la actual.

El arte es uno de los espacios privilegiados donde se expresan los anhelos comunitarios. Horizontes de deseo reúne un conjunto de producciones de artistas, arquitectos y diseñadores que exaltan la voluntad transformadora de los seres humanos. Obras que imaginan futuros posibles, pero que también exhiben el fruto de ideales cumplidos. Así, el proyecto de una ciudad en la Antártida convive con la historia de un astillero recuperado por sus trabajadores, entre muchas otras realizaciones.

La Sala 1 gira en torno a la capacidad de desear, imaginar, proyectar. Las obras participativas de Rivane Neuenschwander y Diana Aisenberg se centran en estos objetivos. Los proyectos arquitectónicos más audaces de Amancio Williams, conviven con el homenaje que Martín Huberman le brinda desde la contemporaneidad tomando prestada una de sus estructuras más paradigmáticas. Patricio Gil Flood nos invita a ocupar espacios de pura potencialidad. Otro conjunto de obras destaca los vínculos entre los seres humanos, la naturaleza y la tecnología (Mungía/Chávez, Joaquín Fargas), en tanto Juan Doffo concentra en el fuego unas connotaciones espirituales intensas. En el borde de la metrópolis, Superboy (de Manuel Archain) nos sitúa ante el desconcertante desafío de querer transformar el mundo. Los videos de Fernando Livschitz exhiben a la ciudad convertida en un escenario delirante.

mar1

 

La Sala 2 se centra en la construcción y transfiguración de la realidad. Un espacio erigido íntegramente sobre andamios invita al espectador a diseñar su propio recorrido de manera abierta y activa.

Incluye pinturas de Pío Collivadino sobre el crecimiento urbano de Buenos Aires, y otras de Quinquela Martín sobre el universo portuario, en diálogo con un proyecto de Azul Blaseotto que registra la recuperación del Astillero Navales Unidos por parte de sus obreros. Las herramientas doradas de Gabriel Baggio y su performance junto a un tejedor de redes local, rinden homenaje a la labor artesanal. Marcelo Coglitore celebra a los trabajadores de todo el país, mientras Martín Carrizo, Ignacio Mendía y Juan José Tirigall remiten con sus obras al mundo de la construcción. Juan Mathé incorpora el paisaje fabril, mientras Fabiana Barreda asocia arquitectura y deseo. Las obras de Miguel Canatakis proyectan a la industria y el esfuerzo hacia el terreno de la poesía.

Con Claudio Gallina aparece el universo de la educación, otro ámbito clave para la transformación social. Sus pinturas comparten el espacio con el Proyecto Anda, una iniciativa rosarina que repara veredas públicas mediante técnicas artesanales, con la ayuda de los vecinos. La asociación ABTE recupera la cultura ferroviaria e investiga sus vestigios en las localidades de la costa.
Leonardo Damonte y Rodolfo Marques arrastran los materiales constructivos hacia el reino del delirio y la imaginación, este último, con una pieza basada en la leyenda del Torreón del Monje. En la instalación interactiva de Leo Núñez, el público produce imágenes lumínicas que modifican su entorno. Éste vuelve a ser protagonista en los murales de Mariano Molina, al integrarse a las figuras plasmadas por el artista.

mar2

 

La Sala 3 explora ciertos paisajes del deseo. La naturaleza reaparece como eje central en las obras de Charly Nijensohn y Nicolás Trombetta, y pulsa de manera elidida en el naufragio que escenifica Mariana Tellería. Como en la pintura romántica, el ser humano aparece frágil y diminuto en relación con el entorno. Lo monumental se impone como metáfora del desafío que implica el desear, con la secreta ambición de transformar la realidad.

Rodrigo Alonso

Compartir
Artículo anteriorPor una industria nacional de Videojuego
Artículo siguienteSoñar Soñar: exposicion permanente en el Museo del Cine
El portal de arte, cultura y espectáculos de habla hispana. Desde la ciudad de Buenos Aires, Argentina, Leedor.com brinda noticias de cultura, una vasta oferta de contenidos de producción propia organizados en secciones temáticas y un interesante conjunto de servicios gratuitos que facilitan el acceso a la información sobre arte, cultura y espectáculos en español.