“Los escritores ya no son personajes inalcanzables”: entrevista a Lucila Cornejo

0
39

Descalza es la primera novela que acaba de presentar Lucía Cornejo. De esta novela y del oficio de escribir, nos habla la autora.

- Publicidad -

Lucila Cornejo nació en Buenos Aires en 1973. Estudió Administración de Empresas en la Universidad Católica Argentina y se desempeñó durante mucho tiempo en el área de marketing de diferentes compañías. Desde chica disfrutó de viajar y escribir, y hoy cuenta con infinidad de diarios de viaje compilados durante años, así como una cantidad de cuentos y relatos cortos.

¿Cómo pasaste de la Administración de empresas a la escritura?

No fue algo planeado, la vida me fue llevando de a poco y a través de los años. Se me presentaron personas, oportunidades, inquietudes nuevas, necesidades diferentes. Todo está en constante movimiento y si uno sabe escuchar las señales se da cuenta de que las posibilidades son infinitas.

Relacionado con lo anterior, ¿por qué escribís?

Porque me hace bien, básicamente; me da oxígeno, aire.

¿Cuál es el lector modelo que tenés en mente?

Principalmente mujeres, despiertas e inquietas. Las definiría con una sola palabra: “exploradoras”.

Tapa descalza

A partir de esto que decís, ¿qué imagen o qué imágenes de lo femenino construye Descalza?

Esa combinación entre vulnerabilidad y fortaleza que todas las mujeres tenemos y que tan bien sabemos combinar. Sin una, no existe la otra, como toda polaridad. Y a la vez, ambas son necesarias para permitirnos jugar con todas las situaciones que la vida nos presenta.

Supongo que ahí están implícitos los temas recurrentes de tus textos. ¿Cuáles son?

La esencia femenina, siempre. Los mandatos, la exigencias, la necesidad de ser esas “mujeres orquesta” que tan desgastante nos resulta al final.

¿Cómo te relacionás con Ana María Bovo?

La conocí hace muy poco, pero desde el primer momento tuvimos una empatía enorme. Tuve el honor y la suerte de que le gustara la novela y accediera tan gustosamente a acompañarme en la presentación. Y además, me hizo la crítica más linda que he recibido hasta ahora: elogió la sencillez de mi narrativa, cosa que me halaga tremendamente porque es una de las cosas que busco transmitir.

Para terminar, ¿cómo caracterizarías la narrativa actual? ¿Encontrás alguna constante?

Encuentro que están empezando a romperse algunos paradigmas, que la manera de narrar se está flexibilizando y acercando más al lector y a lo que este quiere escuchar. Los escritores ya no son personajes inalcanzables que viven protegidos detrás de un par de anteojos, sino hombres y mujeres de carne y hueso, a los que les pasan las mismas cosas que a todo el mundo.