Los trabajadores de la Luna: el modelo extractivista confrontado por el arte

0
18

LOS TRABAJADORES DE LA LUNA es el cuarto capítulo del proyecto ESPEJOS, un proyecto contextual basado en una investigación artística de colaboración extra-disciplinaria. Comenzó en 2010 durante las celebraciones de los Bicentenarios de las Independencias latinoamericanas, como una investigación acerca de la función de las industrias creativas en las políticas de la memoria. Desde entonces el proyecto ha sido concebido como una serie de “momentos des-localizados” junto a artistas, activistas, teóricos y organizaciones sociales. A través de encuentros, presentaciones, conferencias y exposiciones entre otras experiencias. Cada uno de los momentos, que estructuran ESPEJOS, son también, en algunos casos, los títulos de cada uno de los eventos o capítulos.

El primer capítulo Crisis y representación, realizado los días 19 y 20 de Diciembre de 2011 fue un ready-made social: acciones y señalamientos en el espacio público de la ciudad de Buenos Aires que problematizaban los efectos de la llamada crisis de representación, a diez años de la crisis Argentina del 2001. El evento formó parte de dOCUMENTA 13 en la plataforma AND, AND, AND, organizada por Rene Gabri y Ayreen Anastas.

El segundo capítulo La Amnesia de Clío (y la revolución de los cuerpos errantes) en abril de 2012, tuvo formato de conferencia-performance en C2M, Centro 2 de Mayo, Madrid.

El tercer capítulo El Camino Incierto al País de las Maravillas entre junio y agosto de 2012, fue una exposición internacional en el Centro Cultural de la Memoria Haroldo Conti, ubicado en los edificios de la ex ESMA (Escuela de Mecánica de la Armada). El predio que había funcionado como escuela militar, y como Centro Clandestino de Detención durante la última dictadura militar, fue transformado en un “espacio para la memoria y los derechos humanos luego de la expropiación por parte del estado en 2004. Este cuarto capítulo recupera parte de los tópicos centrales de las etapas anteriores (“crisis de representación” e “industria de la memoria”) centrándose ahora sobre las causas y consecuencias (visibles e invisibles) de las políticas de extracción de recursos naturales (extractivas).

La investigación con métodos artísticos propone una hipótesis acerca del propio contexto sociopolítico en el que interviene, mediante una narración compuesta por fotografías, videos, archivos, objetos e instalaciones que funcionan como hipertextos, citas o didascálicas en la puesta en escena que es la exposición.

Este proyecto indaga sobre la contemporaneidad, sobre el estado actual del mundo en que vivimos, tomando como eje central las causas y efectos del llamado “modelo extractivista”.

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=L0Uk6Y2awsU#t=62[/youtube]

EL SALITRE COMO PASADO FUTURO

En el principio de nuestra investigación tomamos como punto de partida la mineria en el norte de Chile durante inicios del siglo pasado, como una metáfora útil para retratar las consecuencias de la explotación de recursos.

En el cambio de siglo XIX el químico británico Sir William Crookes, ofreció una conferencia en la Asociación Británica para el Avance de la Ciencia en Bristol titulado “El Problema del trigo” donde hizo público que la cosecha del trigo y otros cereales dependía básicamente del salitre de Chile.

Este nitrógeno fijado se utilizaba, no solo en la industria armamentista, sino también como fertilizante para aumentar el rendimiento agrícola y producir más alimentos para la creciente población. Las reservas de tierra para cultivo en Europa -particularmente en Alemania- se estaban agotando y el futuro dependía de las reservas de salitre de Chile. Se necesitaba con urgencia más y más nitrógeno para ser usado como nutriente de las plantas. El nitrógeno no solo estaba presente en la tierra del norte chileno, de hecho -según las investigaciones- había enormes cantidades de nitrógeno en la atmósfera, pero ni plantas ni seres humanos pueden hacer uso de esta sustancia inerte porque hasta entonces no existía un método técnicamente viable para fijar el nitrógeno atmosférico en compuestos químicos. El “salitre sintético” aún no había sido descubierto.

Sin embargo, en 1913, la compañía IG Farben (actualmente BASF, Bayer, Hoechst, AGFA) comenzó a desarrollar un proceso para fijar el nitrógeno atmosférico y producir amoníaco sintético “del aire”. De esta manera se inauguró la primera planta de síntesis de amoníaco en el mundo, monopolizando la producción y distribución mundial de fertilizantes minerales y abriendo una nueva etapa en la historia. A partir de ese momento Alemania comenzó a producir y exportar salitre sintético, sin necesidad de recurrir a la importación del salitre chileno. Tiempo después las salitreras del norte chileno pasarían a ser pueblos fantasmas y el país atravesaría una profunda crisis al perder la mayor parte de sus exportaciones.

BASF que hasta entonces había sido exclusivamente una empresa de tintas, ahora se coinvertía en un proveedor de productos agrícolas, posicionando a la industria química alemana como líder mundial, y en algunas zonas incluso contando con el monopolio mundial. En la actualidad BASF es proveedora de químicos para el round-up de la plantación de transgénicos y Bayer una de las mayores inversores en las patentes de semillas, ambas empresas trabajan en conjunto con la multinacional Monsanto.

 

NOTAS SOBRE EL MODELO NEOCOLONIAL

Extractivismo es un término instalado hace pocos años por el pensador y activista uruguayo Raul Zibechi, quien define al extractivismo como una segunda fase del neoliberalismo. Según el pensador, la primera fase fue la privatización que se impuso en los países del cono sur gracias a las dictaduras militares. La segunda fase se ha insertado en nuestros países después del año 2000 con los gobiernos progresistas, un modelo que ha ido creciendo a la par de las crisis económicas -y de representación- sufrida por los países centrales de Europa. Este modelo, que actualmente organiza la economía de nuestros países, está basado en la dependencia de la extracción intensiva de recursos naturales, de bajo procesamiento, y destinado a la exportación.

Podemos encontrar dos formas de extractivismo: uno basado en la extracción de recursos no renovables (hidrocarburos y minerales) y otro que extrae los recursos agrícolas y forestales “renovables” (soja, trigo, maíz, quinua, madera,etc.).

El autor define el modelo extractivista como una forma de neo-colonialismo. Al ser “primario exportador” este patrón de desarrollo hace que la economía del país se especialice en la producción de materias primas para su exportación.

La función de los países del sur es abastecer de materia prima ante la creciente demanda de los países del norte que han cesado la explotación en sus propios territorios. Por ello en el actual siglo XXI, el extractivismo se ha convertido en una forma de división internacional del trabajo entre los países centrales “ricos” y los países periféricos “pobres”, los llamados países en desarrollo.

Segun Zibechi no existe extractivismo sin especulación de la vida. No solo se trata de la materia prima que se extrae, sino del deterioro del territorio, de las condiciones de vida, de la alimentación, del suelo en el que vivimos, la calidad del agua que bebemos, lo que marca la gran diferencia entre el futuro de los países centrales y los países periféricos. El extractivismo trae a su vez una fuerte criminalización de los movimientos sociales y colectivos ambientalistas que se oponen al modelo, criminalización y judicializando las protestas, y la mayor parte de los casos recurriendo incluso a la militarización de las áreas donde se produce la extracción de materia prima.

 

En las salas del museo usted encontrara reflexiones, metáforas e investigaciones, provocaciones y denuncias acerca la cadena que forma parte del modelo extractivista: explotación de los recursos naturales, especulación de la vida, gentrificación, militarización e industria de la memoria.

ARTISTAS Y COLECTIVOS PARTICIPANTES: Araña Galponera (Argentina), Alice Creisher (Alemania), Andreas Siekmann (Alemania), Alejandra Prieto (Chile), Azul Blaseotto (Argentina), Bert Theis / Isola Art Center (Italia), Carlos Trilnick (Argentina), Chto Delat? (Rusia), Democracia (España), Eduardo Molinari (Argentina), En Medio (Chile), Francisco Papas Frita (Chile), Iconoclasistas (Argentina) + CRAC (Chile), Jürgen Stollhans (Alemania), Javier Rodríguez (Chile), Khaled Jarrar (Palestina), Marcelo Brodsky (Argentina), Máximo Corvalán (Chile), Prabhakar Pachpute (India), SINCATRAP (Chile) + Matthijs de Bruijne (Holanda), Rupali Patil (India), Taller de Serigrafía Instantánea (Chile), Víctor Hugo Codocedo (Chile), Víctor Hugo Bravo (Chile), Juan Carlos Romero (Argentina), Zanny Begg (Australia), Caja Negra (Chile), Carlos Osorio (Chile).

 

LOS TRABAJADORES DE LA LUNA
Hasta el 18 de enero de 2015.
MAC ( Museo de Arte Contemporaneo) Quinta Normal, Santiago de Chile.
Hacé click para descargar la guía de exposición
http://trabajadoresdelaluna.wordpress.com/

Galería de imágenes:

unnamed (7) unnamed (8) unnamed (9) unnamed (10) unnamed (11) unnamed (12) unnamed (13) unnamed (14) unnamed (15)

Compartir
Artículo anteriorWalid Raad, Preface / Prefazione, en el MADRE
Artículo siguienteYa se anunció el nombre del curador de la 32Bienal de San Pablo
El portal de arte, cultura y espectáculos de habla hispana. Desde la ciudad de Buenos Aires, Argentina, Leedor.com brinda noticias de cultura, una vasta oferta de contenidos de producción propia organizados en secciones temáticas y un interesante conjunto de servicios gratuitos que facilitan el acceso a la información sobre arte, cultura y espectáculos en español.