Claudia Triana de Proimágenes Colombia

0
21

Parte importantisima del crecimiento y excelente presencia del cine colombiano en los principales festivales del mundo es responsabilidad de Claudia Triana quien, al frente desde 1998 como directora del Fondo mixto de promoción cinematográfica Proimagenes Colombia, promovió la realización de la ley 814 del 2003 conocida como ley de cine.

AG:  ¿Qué consecuencia provocó entre los cineastas la aplicación de la ley de cine 814 y luego en el 2012 la ley 1558?

CT: En realidad , pasamos de no tener ningún apoyo institucional porque no existía el Ministerio de Cultura, ni su Dirección de Cine, ni existía Proimágenes Colombia y bueno, en esa ley que no era la del cine sino la Ley de Cultura del año inmediatamente anterior, se crearon estas dos entidades. Entonces tuvimos una institucionalización que nos permitió empezar a apoyar y fomentar el cine nacional. 5 años despues logramos sacar una ley en la que se crearon dos instrumentos importantisismo: uno, de recursos financieros en un fondo Fondo para el Desarrollo Cinematográfico que es un porcentaje de los ingresos de la industria en concepto  de obras cinematográficas en las salas de cine, es decir que una parte de los ingresos de productores, distribuidores y exhibidores lo recauda por ley Proimágenes  y se les devuelven al sector a través de una serie de planes que se establecen desde el Consejo Nacional de Cine que es el representativo del Sector. Esa otra Ley, la que llamamos Ley de cine, permitió dar incentivos tributarios a los inversionistas que no tienen que ver con el cine y que pueden descontar de sus ingresos a la renta hasta un 165%.Es decir: si tú inviertes 100, 41,25 dejas de pagar de impuesto y el resto debes hacer una inversión en una pelicula. Con estos dos mecanismos se lograron 150 millones de dolares adicionales que antes no existían y que no salen del Presupuesto Nacional. Cultura otorga 1 millón de dolares al año para incentivar pero la mayor financiación viene de estos dos instrumentos adicionales. La  ley 1558  viene del presupuesto nacional a través del ministerio de Comercio y Turismo 12.5 millones de dolares que Proimágenes administra y que devuelve hasta el 40% por gastos en servicios cinematográficos y logísticos en nuestro país.

AG: La ministra de cultura de tu país Mariana Garces, consustanciada con las necesidades de la industria del cine colombiano, ha decidido impulsar una nueva modalidad que fomenta toda la cadena de produccion de la pelicula desde que se concibe hasta que se  exhibe. ¿De qué se trata?

CT: Es una nueva categoría para las convocatorias públicas que hacemos año a año, y que entrega estímulos a los mismos productores. La Ley de Cine dice que el 70% debe volver a la produccion, el resto es para la preservación, difusión, para la distribución, formación, et. Lo que hizo Mariana Garcés es con el equipo que preside este Fondo y lo que hizo todo el Consejo Nacional de Cine es apostarle a un premio mayor, de un millón de dolares, para que el productor desde el momento que lo recibe tiene la claridad de tener un recurso importante para hacer la pelicula o para un proyecto mayor con un dinero en efectivo y que cubre todas las etapas, es decir ellos no vuelven al fondo para pedir sino que tienen el dinero íntegro. Acabamos de premiar dos proyectos con un jurado muy interesante: Buenaventura Mon Amour de Jose Luis Rugeles que hace toda una construcción de la audiencia a través de ejercicios transmedia de la propia historia y otro proyecto de Ciro Guerra, su 4ta pelicula que sera un proyecto que va a circular seguramente por el mundo. Basicamente es eso, que es un premio mayo y que le dice al productor aquí no vuelva. Estrene su pelicula, genere sus estrategias,  internacionales y aquí no vuelve a aplicar.

[quote text_size=”small”]

“En Colombia tenemos dos mecanismos que nos permiten contar para el cine con 150 millones de dolares adicionales que antes no existían y que no salen del Presupuesto Nacional.”

[/quote]

AG: Creo que hay que aclarar que estos concursos son concursos abiertos con  jurado no dando posibilidades a los lobby.  Por otro lado, quedaste muy satisfecha con los resultados de la  5°  Edicion del BAM  (BogotaAudiovisual Market). hablanos un poco sobre esto.

CT: Bueno, creo que en parte lo que ha pasado en Colombia se ha creado un sistema de estímulos, por lo tanto una de las cosas que debes hacer es acompñarlo con un espacio de seguimiento. Uno de ellos es el BAM, que hacemos entre el 13 y el 17 de julio que consiste en una vitrina de toda la oferta colombiana para el mundo nacional e internacional. Lo que buscamos es que proyectos o películas a las que le faltan el ultimo empujón, profesionales o talentos, incluso actores, de la industira tengan un importante de Networking. Es un Ventana Sur pero focalizado únicamente en la agenda colombiana. Cuando buscas alianzas y tienes un proyecto cinematografico se pueden generar coproducciones. Buscamos que circulen nuestro material no solo en latinoamericanos e internacionales. Por eso invitamos a productores, distribuidores.

AG: En ese trabajo de darle visibilidad mundial al cine  de Colombia es de destacar la incansable tarea de Diana Bustamante, productora de las mejores películas colombianas logrando en el 2012 que  por primera vez dos films de tu país llegaran al Festival de Cannes  “La sirga” y “La playa”  ambas producidas por Diana.

CT: Efectivamente, Diana ha sido una de las productora mas interesantes en Colombia. Ella se graduó en la Universidad Nacional de Colombia, que hace 30 años viene formando realizadores. Ha hecho películas  que siempre interesan al publico de películas de autor, ahora es nuestra directora artistica del Festival de Cartagenas de Indias que está estrenando entre el 11 y el 16 de marzo y es el mas antiguo de Latinoamérica y el más importante de Colombia.

AG: Un problema común en toda Latinoamérica es que nuestras producciones muchas veces tienen imposibilidad de acceder a su publico, una porque  no cuenta con infraestructura publicitaria que  tienen los tanques del norte y otro porque los exhibidores reservan sus salas para esos tanques.  ¿Cuál crees que seria la salida, crear una ley de protección  o crear una sala como el Gaumont de Bs.As., que si bien no es una solución es un importante aporte?

  CT: Estoy de acuerdo que no es la solución tener salas exclusivamente para cine nacional porque lo que todo el mundo sueña es competir con las salas con el publico que va a ver cualquiera de la pelicula de los Estudios. pero tambien estoy de acuerdo en que una sala en buenas condiciones focalizada en un tipo de cine, es posible que convoque mayor publico. En este momento una compañía, que se llama Cine Colombia tiene 12 salas solo para cine de autor. Nuestro cine, el del BAM, que es el Avenida Chile se convierte en un punto de encuentro, tienes un cafecito y se reúnen cinefilos que tienen los mismos intereses. Los productores nacionales tiene que volcarse a pensar a qué tipo de audiencia se dirigen y no sólo echarle la culpa al público si no van a ver su película. Empezar a construir tu audiencia, no importa si es popular o si es de festivales, sino que sea audiencia. El cine no tiene sentido si no tiene impacto en el publico.

AG: Tantos años de dependencia cultural no se modifican de un momento para el otro.  El público está acostumbrado a ver otro cine que no es el tuyo.

CT:  Eso es así. Este año tenemos 24 películas, 9 más que el año pasado, sin embaro tenemos menos público porque menos de la mitad de las películas tuvieron menos de 10.000 espectadores y esto ha sido un duro golpe. Hay que usar todas las fuerzas de lucha a tiempo y no puede ser que nosotros como plataforma de apoyo no podamos hacer algo. En Colombia hemos hecho unas jornadas de reflexión sobre los caminos que debemos establecer a 5 años. Cómo nos apropiamos de las tecnologías y el enorme potencial de las pantallas que tienen sus muchachos en sus manos y que son las que siguen. Nadie está viendo tv en tv abierta sino que están haciendo una serie de cosas que tienen conexión a internet.  Y de lo que debemos aprender e impulsar poruqe ese publico joven consume mas audiovisual que nunca pero las salas de cine los están perdiendo porque están como los curas encerrados en sus iglesias desconociendo los nuevos códigos de los jóvenes.

AG: Esta finalizando Ventana Sur, ¿cuál es la evaluación que te llevas del trabajo de Proimagenes Colombia en esta edición’ y ¿qué aportes creés que le da Ventana Sur al Cine Latinoamericano?

CT: Nosotros estuvimos con un espacio que generosamente nos ofreció Ventana Sur, tuvimos 23 peliculas en la videoteca, 3 proyectos en el Pitch para proyectos de terror, tuvimos 2 proyectos en primer corte, tuvimos 12 screenings de películas. Tuvimos dos premios maravillosos que otorgó Ventana Sur, uno para Alias Maria, de Rayuela Films y otro proyecto infantil transmedia de animación de Jacques Felipe Reyes. Salimos muy contentos, sabemos que Ventana Sur es un punto obligado para los latinoamericanos para vernos y conectarnos con el mundo.

AG:  Un  gustaso enorme conocerte y felicitaciones por tu trabajo de difusión y apoyo al talento colombiano