Hija boba y otras obras, Maruja Bustamante

0
22

Hija boba y otras obras compila seis piezas teatrales de Maruja Bustamante: todas originales en su estructura y en la caracterización de los personajes, con un tratamiento de los temas que combina el humor, la tragedia, la ironía y algunos elementos fantásticos.

A partir de la lectura de las obras, se descubren rápidamente ciertas constantes que recorren el teatro de Bustamante: los temas ?el rol del padre y de la madre; el sexo; el amor y sus alrededores, desprecio, envidia, humillación?; la mezcla de estilos y de formatos que las alejan del teatro clásico; y los finales inesperados que apelan al humor o a lo trágico, pero en un contexto que siempre descoloca al lector.

Con respecto a lo fantástico que mencionábamos al comienzo, dos de las obras presentan un hecho extraño que, a la manera de Cortázar, irrumpe en la cotidianeidad. En “Paraná Porá” hay un escenario casi de ciencia ficción en el que “La Tierra se congeló cerca de los mares”. Las dos protagonistas, la Polaca Uk y la Gringa Bataraza, están en un bote remontando el Paraná y buscando una salvación incierta que, al parecer, está en Córdoba.

En “Adela está cazando patos”, lo fantástico viene de la mano del padre de Adela que se le aparece en la siesta bajo la forma del duende Yasy Yateré, un personaje mitológico del folclore argentino. Con esta aparición la obra se transforma en una parodia de Hamlet, ya que el padre le exige a su hija que investigue las causas de su muerte dudosa. No solo el espíritu del padre nos remite a Shakespeare, sino también la referencia a los amores entre el supuesto asesino del padre y la viuda, la “reina”.

Continuando con la figura paterna, esta se constituye en uno de los ejes en “Hija boba” –donde Gustavo les llega a decir a sus hijas: “A mí no me gusta tener una hija gorda y otra pelotuda…”? y en “Nació en primavera”, el monólogo de un padre que lamenta que su hija pese 140 kilos. En este mundo de padres con tanta presencia, las madres tienden a quedar relegadas a un segundo plano, sometidas por una cultura machista, cuya figura emblemática es el Chakal, en “Adela está cazando patos”, una especie de administrador de los bienes familiares que ejerce el poder humillando a los que tiene alrededor.

Contrapuesto al machismo más extremo, está la presencia del travesti y el tema de la homosexualidad. Yasy Yateré, el duende del que hablamos, está vestido con “una camisola larga y amplia”, está maquillado y trae “una cartera mediana de color dorado y sandalias haciendo juego”. En esta misma obra, Adela y Ulises también presentan cierta ambigüedad en cuanto a lo sexual; en “Paraná Porá” es el personaje de la Polaca el que resume en sí mismo lo femenino y lo masculino. En este sentido, las obras de Maruja Bustamante, recuerdan el teatro de Copi no solo por la reiteración de lo sexual, sino también por la inclusión de un registro coloquial que a veces busca provocar a partir de lo soez.

La sexualidad, asimismo, es vivida por los personajes de diferente manera: como algo que debe ocultarse o que no puede asumirse plenamente (Adela, Ulises); como deseo (“La que besó y la que no besó”) o como una revelación que viene a poner las cosas en su lugar (la Polaca).

Las estructuras originales, de las que hablábamos al comienzo, se verifican en la construcción de las obras y en la presencia de elementos ajenos a lo teatral, como es la figura de una especie de narrador que interrumpe los diálogos para contar una historia que contextualiza lo que está ocurriendo y justifica el comportamiento de los personajes. En “La que besó y la que no besó”, Tránsito es el encargado de relatarnos detalles de la vida de sus dos hermanas Rosalba y Concordia. Por su parte, “Dios nos tenía algo guardado para nosotros” parodia la figura del narrador omnisciente que parece saberlo todo, pero que termina dándose cuenta de que la vida sigue su propio camino, más allá de sus designios.

Teatro provocador, divertido, profundo, singular, el de Maruja Bustamante merece un lugarcito en nuestra biblioteca porque el buen teatro se disfruta también en la lectura.

Sobre Maruja Bustamante

Maruja Bustamante nació en Buenos Aires. Es dramaturga, actriz, performer y directora. En los últimos diez años, participó en más de treinta y cinco obras, alternando los roles. Junto a Iti el Hermoso forma el dúo musical TEAMO. Hija boba y otras obras es su primer libro publicado.

Ficha técnica

Hija boba y otras obras, Maruja Bustamante, Blatt &Ríos, 2014, 186 págs.