Luis Duarte: “Con la escritura escupo miedos”

0
21

El 12 de diciembre se presenta Fósforos gemelos de Luis Duarte, una antología de cuentos en los que sobrevuela lo onírico y la locura, presentados a través de un registro que se inscribe en lo cotidiano. Charlamos con Luis sobre su libro y sobre la escritura en general.

Lo onírico y la locura están en tus cuentos y, paralelamente, son dos grandes motivos de la literatura. En este sentido, ¿cuáles son tus influencias literarias?

Me parece que los sueños entran a los textos con la cara del fantasma redimido. Iluminan puntos oscuros del inconsciente y en esa vasta región, por suerte, la realidad no tiene cabida de ningún tipo. Por otra parte, creo que la locura juega el papel que más le gusta: es la contracara de las convenciones, una carcajada expuesta y feroz, la fea del baile, y la vez, indispensable para que el alma encuentre un sitio donde no la juzguen, la dejen Ser. Ambos ?sueño y locura? desconocen límites. Exigen altas dosis de fidelidad para poder crecer sanos y fuertes.
Me han influido Sábato, Soriano, Walsh, Arlt, Ingenieros, Cortázar, Nietzsche, Artaud, Dostoievski, García Márquez, entre otros.

Luis nació en Lanús, provincia de Buenos Aires, el 8 de enero de 1969. Durante la década de 1990 estudió periodismo deportivo, relató fútbol y fue coconductor del programa Mano y contramano, en FM La Tribu 88.7 mhz. En mayo de 2013 publicó La herradura de Freud. En marzo de 2014, su cuento “El abordaje” fue seleccionado entre mil participantes, para integrar la antología 150 Microrrelatos. Homenaje a Julio Cortázar, editado por Gerüst Creaciones S.L (España). En mayo de 2014 obtuvo el primer premio en el concurso: Recordando a Monte Castro, con el cuento “La sortija de Roberto”.

Foto autor

¿Qué te aportó el periodismo a la escritura literaria?

Entiendo que una buena base, la estructura necesaria a la hora de tirar mis primeros párrafos. El periodismo me ha permitido concentrarme solo en aquello que tenía ganas de decir, de expulsar, confiar en una estructura para prescindir de los colores. Antes de analizar la periferia, necesito saber cuál es el punto que la sostiene. Sin embargo, en mi caso, el paso a la ficción no ha sido sencillo. Por fortuna, muchos autores han tenido la generosidad de hablar sobre estos temas –digamos, secretitos del oficio–, y no he tenido otra misión salvo leerlos para incorporarlos.

Desde siempre, periodismo y literatura se conectan; ¿sentís que desde ciertos círculos literarios hay un poco de reticencia en aceptar esto? Pienso en el caso Soriano, por ejemplo, que siendo un excelente escritor siempre estuvo en los márgenes.

Sí, coincido. Hay ciertos lugares a los que sólo se llega en limusina literaria. Te abren la puerta para que desciendas –previo barrido de alfombra? y, mientras caminás sonriente, observan de soslayo que tus pies no estén sucios o, lo que sería lo mismo, que tus frases no les muerdan la mano. Soriano habló del Humano como pocos, mostrándolo en todas sus facetas, sin guardarse nada. Toda su obra es un compendio de sabiduría popular. Me hace feliz que se haya reeditado su obra.

En lo personal, ¿por qué escribís?

No lo sé bien… Supongo que escribo porque, si no, no me aguanto, carezco de sustento a la hora de lidiar con la realidad. Borges dijo: “Tengo la capacidad de inventar otros personajes, y digamos que ellos me evitan el disgusto de ser yo mismo todo el tiempo”. El camino de la escritura me sostiene emocionalmente, escupo miedos sin remordimientos ni tabúes, y eso, a veces, hace que me ensañe con los personajes y aparezcan historias venidas del algún margen.

¿Considerás que es un buen momento para los escritores nuevos?

Desde ya. Muchas voces pueden ser una novela polifónica o un gran concierto de ideas que buscan un cauce para fluir. También es verdad que se publica mucho. Esto es algo que debería jugar a favor de toda búsqueda. Quizá, si ubicáramos a la ficción en el lugar que hoy ocupa la Gran Distracción, podrían generarse millones de buenas ideas que, apareadas entre sí, alumbrasen el nacimiento de una convicción.

Presentación de Fósforos gemelos

Viernes 12 de Diciembre, 19
Palabras de Luis O. Tedesco, Juan Rivadaneira y Verónica González.
Entrada libre y gratuita.
Biblioteca Nacional, Sala Juan L. Ortiz (3° piso). Agüero 2502.