Verde Alicia

0
15

Un vino con mucha personalidad es el mejor compañero de la lectura de Verde Alicia, la novela negra de Juan Pablo Fiorenza, Accesit del Premio Latinoamericano de Novela Alba Narrativa 2010 y finalista del Premio Películas de Novela 2014 BAN! Morena Films.

- Publicidad -

Imaginemos un país: Argaires. Imaginemos que al nacer nos hacen un examen de ADN para etiquetar nuestra personalidad y eso determina nuestro futuro. En Verde Alicia, Fiorenza nos invita a esa sociedad incoherente donde las personas “anormales” deben usar una pulsera de cierto color de acuerdo a lo que indica su carga genética: los superdotados llevan pulseras verdes; los desequilibrados: naranja; violeta para los violadores; amarillas para los homosexuales; azules para los hipersexuales; los asesinos llevarán pulseras rojas y los mitómanos: color añil.

A partir de ese arcoíris condenatorio se desarrolla la historia en la que Alicia debe luchar contra sus propios seres queridos, siguiendo sus creencias. Superdotada, o no, se enreda en situaciones con desenlaces impredecibles. Un punto a favor del escritor.

“Llevarán pulsera verde  todos aquellos cuyo examen obligatorio de propensiones genéticas determine la posesión de los patrones genéticos AFS 44. (…) Estas personas serán consideradas «superdotadas», entendiéndose por esto que poseen capacidades de inteligencia superiores al resto de la población”.

Distopía urbana, controles biopolíticos, personajes que conforman un conglomerado inerte y desperanzado… todos elementos de una serie de relatos que el autor reunió para dar forma a la novela, publicada por Argentina por La letra Eme, antes fue publicada en Venezuela y Cuba.

Desde la primera página, escribimos con Alicia ese diario donde quedan registradas sus aventuras. Sus búsquedas y sus confusiones. El control se ejerce de manera directa y extrema y quizás sea este el elemento determinante en la trama. Con Verde Alicia tensionamos el delicado hilo que separa la realidad de la ficción, y justo eso es lo que la hace más conmovedora. Es una novela para cuestionarnos sobre la tecnología, los gobiernos dictatoriales y la fe.

Yo tomé un Red Blend RamaNegra Reserva (Malbec 70%, Cabernet 20%, Cabernet Franc 7% y Petit Verdot 3%) de Bodega Casarena, mientras leía Verde Alicia. Bien vino también unos vegetales salteados (zucchini, berenjena, cebolla, morrón verde y pasas salpimentados y salteados en aceite oliva). Luego comencé a seguir en el Twitter a Juan Pablo Fiorenza que, además de buen escritor, sabe de fútbol.

En conclusión, conseguí con Verde Alicia la mezcla perfecta para una noche: buena comida, exquisito vino, un escritor simpático y una gran novela.

¡Buena lectura!