#29MDQFEST: The Aryans

0
9

Mo Asumang (Kassel, Alemania, 1963) sorprende con este documental político social que protagoniza casi como una performer, sobre la cuestión del auge del pensamiento neonazi, haciendo foco principalmente en Alemania y en Estados Unidos. Directora de cine, actiz y presentadora de televisión, es bien conocida en Alemania por su valentía a la hora de hablar de ciertos temas que están sujetos a tabúes e hipocresías especialmente en los países con historias afectadas por la segregación y los genocidios.

La directora, que aparece interactuando con cada entrevistado y es el cuerpo que lleva adelante como viaje personal este documental, tal vez ya nos resulte conocida porque es la actriz que en la obra de Roman Polanski, The Ghost Writer, realiza el papel de Condoleezza Rice.

Lo interesante del trabajo de Asumang en The Aryans es el viaje personal que emprende, desde una cuestión autobiográfica (su abuela era alemana miembro de las SS, su padre, africano), conectándose con los infiernos más absurdos de la locura xenófoba, partiendo de plantearase dos preguntas: ¿qué es ser ario? y ¿qué es ser alemán?.

Las estadísticas lanzadas por su voz a los pocos minutos del documental ya nos ponen en tema: cada 30 minutos la derecha comete un crimen en Alemania, nos dice, en nombre de la ley y el orden “arios”. Y es desde la búsqueda de comprender qué significa esa palabra que se lanza a buscar testimonios de sobrevivientes judíos, de personas que consulta en la calle, de gente que vive en lo que se llaman “zonas nacionales liberadas”, controladas por los grupos filonazis minoritarios en la región de Pomerania, hasta llegar al mismísimo Tom Metzger, líder de la derecha racista norteamericana, en EEUU. Es importante este registro que realiza, ya que este último es uno de los países donde el ideal ario nazi tiene mayor predicamento, registrándose, según nos enteramos, 1018 grupos racistas en 2011, muchos de ellos de accionar criminal, violentos e intolerantes, en un territorio donde, según se proyectan las estadísticas, para el año 2030 la población blanca ya no detentará la mayoría.

Pensar de dónde provienen los arios, suerte de mito sobre una pureza étnica construido por el movimiento hitleriano como sinónimos de germanidad, la lleva a los orígenes mismos de los pueblos que así se llamaron así mismos, en Irán principalmente, y en India, deconstruyendo esa asociación falaz con la alemanidad. Así, llega a los restos del palacio de Dario I, en Abyaneh, donde se entera de que este rey persa se llamaba a sí mismo, ario, lo que no deja de ser una ironía, siendo los descendientes de esas zonas árabes hoy un blanco de los crímenes de los neonazis alemanes.

No deja muchos rincones sin inquirir, con sus preguntas abiertas y directas, portando una suerte de libro de artista, hecho de fotos con las caras de alemanes, judíos, sus antepasados, bellísimo objeto que logra reunir multiculturalmente eso que  el racismo prohíbe, es decir, mezclando rasgos físicos, lenguas, familias, como un tributo a la igualdad.

Mo Asumang se mueve dentro de un claro activismo político e informativo, no exento de sentido del humor y fina ironía, aportando datos de lectura sencilla que esclarecen cuestiones centrales para la humanidad, cuando la derecha y su pensamiento fundamentalista parece extenderse con fuerza y hacerse sentir con mayor crudeza en la crisis europea de hoy.