#29MDQFEST Ferrara/Pasolini: la rara hermandad de los creadores

0
10

“Escandalizar es un derecho y ser escandalizado es un placer, y quienes se niegan a ser escandalizados son unos moralistas”
Pier Paolo Pasolini

“Fue un hombre de otro tiempo, habitó en Saló toda su vida”, Abel Ferrara

“No me he sentido como un actor que interpreta, sino que he tratado de habitar los
Pensamientos de Pasolini.” William Dafoe.

Presentada en el 29 Festival de Cine Internacional de Mar del Plata, Pasolini es una película donde Ferrara construye una inteligente mixtura de biopic, ensayo y ficción siendo su más ambiciosa y audaz película.

Coordenadas

Política, Sexo y Violencia son las coordenadas en las que tanto el cine de Pasolini como el de Ferrara se han construido para movilizar al espectador. Ferrara más pasional que intelectual comenzó a transitar esa senda con las fortísimas Angel de Venganza y Rey de Nueva York hasta llegar a su última estrenada Welcome To New York donde retrata el escándalo sexual del ex director general del FMI Dominique Strauss-Kahn.

Pier Paolo Pasolini con una formación gramsciana, construye una obra tan revulsiva que hasta hoy nadie ha podido traspasar esa denuncia política sobre el sado fascismo del poder que fue Saló o los 120 días de Sodoma. Por eso no es casual que Ferrara comience el film mostrando justamente esta película que a la postre será su testamento, su manifiesto y quizás el motivo de su muerte.
Ferrara asume el “escandaloso” objetivo de reivindicar a un cineasta e intelectual marxista y homosexual.
El peligro de los suburbios

El mundo, ese mundo atroz y bello a la vez, que congrega los peores y los mejores lugares junto a las almas más brillantes con las más oscuras con los climas más opresivos y peligrosos junto a las instalaciones que promueven la esperanza son dos ciudades a las que ambos tienen siempre presente: Roma y Nueva York.

Ferrara y Pasolini eligen de esas grandes ciudades los márgenes, los lugares donde todo se pone excitante y peligroso, donde se ensaya todo lo siniestro que el mundo burgués castiga pero induce.

En esos lugares el mensaje último del sistema es claro “La educación recibida fue: tener, poseer, destruir” dice Pasolini.

 
El Cine de ensayo: Porno-Teo-Colosal

Entre pensamientos, películas, reportajes serpentea en el film una versión onírica del guión inconcluso que dejó Pasolini. Porno-Teo-Colosal en la que participa Ninetto Davoli, amante y actor de varias películas del italiano. Esta sección se ofrece como una observación de ciertas constantes del pensamiento y el eros de Pasolini como su pasión por las clases populares y la afirmación de su opción sexual como resistencia política.

En esta sección, Ferrara es el asistente de un Pasolini imaginario, como Carpenter lo hubiera querido ser de Christian Nyby y Howard Hawks cuando filmó The Thing o Spielberg de Stanley Kubrick en Inteligencia Artificial. Si hasta hay un raro parecido entre Ninetto y Abel como si ese parecido físico lo acercara aún más a Pasolini (ver foto del último Cannes).

Quizás la escena del asesinato sea lo más parecido a como filma Ferrara (no es spoiler es historia) y tal vez ese raro acento a inglés de Defoe / Pasolini parece desentonar pero a Ferrara le interesa mostrar a su público la vida y obra de un gran cineasta.

No le interesan ni la investigación ni el documental y allí está su mérito. Más allá de las diferencias ideológicas, la película es de un colega a otro, de un espíritu a otro.

Ferrara quiso filmar a Pasolini como hubiera querido que Pasolini lo hubiera filmado si él hubiera muerto antes. Pasolini como film es el purgatorio del exceso de ego de todo artista, en él Ferrara se recupera de las malas decisiones estéticas, calma el desenfreno, se pone serio y nos muestra todo su amor por el cine.