#29MDQFest: Aventurera (II) de Leonardo D’Antoni

0
12

El film de D’Antoni retrata la cotidianeidad de Bea, una actriz colombiana, que vive en Buenos Aires, y que en su búsqueda por la fama, pierde más de lo que gana.

Como una suerte de in medias res, la película empieza con una charla entre un grupo de amigos actores, donde se preguntan por la “prostitución” de la vocación en pos de la fama o ganar dinero. Esta charla inocente, y en principio sin sentido, es a lo que trata de dar respuesta el resto de la película.

Bea, interpretada por Mélanie Delloye, paulatinamente va abandonando su inocencia: empieza robando unos aros de la señora a quien cuida (la cual, por otra parte, se roba todas las escenas), pero continúa dejando pasar la posibilidad del amor a cambio de la posibilidad de un papel menor en TV de la mano de César Bordón.

La prostitución fisica, pero también de los ideales, es a lo que D’Antoni apunta. Como decíamos anteriormente, las escenas donde aparece la señora a la que Bea cuida (¿o es al revés?) son los mejores momentos de la película. Hay algunos problemas de resolución de conflictos: nunca se sabe qué pasa con el amigo ni con la obra de teatro que interpretan.

A propósito de esa obra, la misma funciona como un doble de la propia Bea, ya que “casualmente” es Hedda Gabler de Ibsen, donde su protagonista no respeta ningún código moral. Hedda Gabler es una mujer aburrida que se destruye a sí misma tras destruir las vidas de los demás. Aunque en rigor de verdad esta referencia no está explotada en el film, sino que es un guiño para quienes conocen el trabajo de Ibsen.