#29MDQFEST: Rutas argentinas

0
11

Todo Festival tiene un momento que es mágico. Cuando la correspondencia entre lo que ve en la pantalla y  lo que pasa en la sala es de una sintonía perfecta. Hoy al mediodía,el Festival de Mar del Plata tuvo sus dos horas mágicas, a la hora de la función especial organizada por INCAATV del compendio de cortos argentinos restaurados en el plan de restauración de patrimonio audiovisual del INCAA reunidos bajo el literal título de Rutas Argentinas. Qué mejor que ver cine en el cine.

El cine mudo argentino viene ganando títulos desde hace unos 10 años. Cuando ya parecía que toda la producción que quedaba entre 1900 y 1933 se reducía a una veintena de películas, la mayoría incompletas, el trabajo en los archivos comenzó a sacar a la luz latas que se creian perdidas, o rescatadas de la oxidación, del deterioro, de la desaparición.

La edición de títulos emblemáticos del mudo en el dvd Mosaico Criollo como Las operaciones de Posadas de 1900, primer ejemplo de cine científico en el mundo, El último malón (1918) de Alcides Greca, primera película antropológica; Mi alazán tostao, de 1923. Una joya que por estos dias se puede ver online en Cinemargentino.com

En Mar del Plata se pudo ver otra de las etapas de recuperación. Esta vez una serie de documentales institucionales tal como se encargaban en la decada del 20 a las compañías de Noticieros como el de Valle o Glucksmann. Mostrados en este orden: Villa María Industrial y comercial (1929), El partido de 6 de setiembre (1931) Mendoza, una gran provincia (1925),  Un crucero a Tierra del Fuego (1929) Primera visita de monseñor Lafitte a Villa María (1929) los documentales, dos de ellos típicos productos de Cinematografía Valle, retratan la pujanza de una Argentina industrializada a la vez que extremadamente dependiente del poder de la Iglesia. Esa lucha simbólica entre lo material y lo espiritual, propuesta por las didascalias.

Villa María Industrial y comercial (1929) es un paneo por las industrias y comercios de la ciudad agropecuaria de Villa María, la industria de la leche o la automotriz, los comercios de ropa y los ramos generales, la escuela y la iglesia. Lo curioso de este corto es que fue rescatado por la Universidad de Villa María, encontrado en el Instituto Mariano Moreno. El estilo de Valle (ver Expedición Stoessel) es marcadamente identificable: todo es fruto del orgullo patrio, de la confianza en el futuro, del trabajo y el esfuerzo. La ciudad cordobesa aparece como centro de un mundo idealizado y perfecto de trabajo y progreso.

La restauración es impecable.

El partido de 6 de setiembre (1931), antiguo mombre del partido de Morón, es un corto algo más monótono que resulta un conjunto de postales de políticos, médicos, damas de la sociedad. Muy del tono del cine de alta sociedad de principio de siglo.

Mendoza, una gran provincia (1925) tiene planos generales de la ciudad de Mendoza que son invalorables, el parque San Martín, las calles del centro las ruinas del terremoto de 1861 

Un crucero a Tierra del Fuego (1929) es la joyita de la proyección, donada por un particular, Roberto Colombo, nieto de la persona que los guardaba, los rollos llegaron a Fernando Martín Peña y fueron incorporados a la lista de recuperación. Una excursión a los mares del sur, el Estrecho de Magallanes, el canal de Beagley. Los hombres con sus sombreros y sobretodos, las mujeres con sus pieles. Algunos divertimentos en el barco son imperdibles: carreras de niños, embolsado, etc.

Finalmente, la exhibición deja para el final la Primera visita de monseñor Lafitte a Villa María (1929) el extenso registro de la visita del Arzobispo Lafitte que proveniente de la ciudad de Cordoba revoluciona a los vecinos de Villa María donde se suceden los homenajes, las reuniones, los actos, las fundaciones y bendiciones. Un baile al estilo del siglo XVI, con pelucas francesas, mujeres disfrazadas de hombres es una de las tantas curiosidades.

La música de Mango y Kabusacki es sorprendente, plena de pequeños detalles: cantos de pájaros, tintineos, vientos y cuerdas. Forma parte de la magia del encuentro.

Un momento de pleno encuentro con el cine y con la historia de un país que una vez tuvo un sueño incumplido, por detrás, la idea cada vez más furiosa de que el rescate de películas adquiere cada vez más fundamento y necesidad.