#29MDQFEST: Melbourne

0
14

El director iraní estrena su ópera prima en el 29° Festival Internacional de Mar del Plata. En la misma línea de la ganadora del Oscar “La separación“, Javidi no sólo usa al mismo actor Payman Maadi, sino que repite también los espacios claustrofóbicos para estallar el conflicto.

El agitado día de mudanza hacia la ciudad australiana de Melbourne se ve complicado por la niñera de una vecina, que alegando un trámite urgente deja al cuidado de la joven pareja a una beba de meses de vida. Todo sigue su curso hasta que descubren que no está respirando.

La comparación con la multicelebrada La Separación no es caprichosa: un sujeto externo a la familia viene a dejar en evidencia el resquebrajamiento de la sociedad iraní. El patriarcado es duramente criticado en este film donde el hombre impone su decisión sobre lo que se debe hacer, incluso cuando esté equivocado. Aunque el conflicto esté exagerado (las decisiones que toma el marido son un tanto inverosímiles: mentirle a los médicos, al padre de la beba, a su propia familia) estas actitudes funcionan como la cara visible de los conflictos morales que se le plantean a los personajes.

El encierro físico (todas las situaciones suceden dentro del departamento) es una lupa que magnifica las elecciones de estos jóvenes iraníes, para quienes lo correcto no es algo tan claro, especialmente porque están tironeados por sus deseos individualistas. No es casual que tanto La separación como Melbourne plantean sus conflictos en parejas de clase media, más influenciadas por la cultura occidental y por el consumo.

Por otra parte, en ambos film aparece el subtexto de que los niños son los que siempre se llevan la peor parte. Javidi tiene un planteo muy original y maneja muy bien las tensiones, aunque como decíamos antes, tal vez por momentos fuerza a sus personajes en pos de establecer su crítica.