Que vuelvan los cuentos                   

0
5

A través de una campaña de bien público impulsada por tres estudiantes de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires, el sábado se llevó a cabo el lanzamiento de “Alimentá sus sueños” en el Parque Centenario.

- Publicidad -

Con el objetivo de volver a implementar el hábito de la lectura como parte de la alimentación a diario de parte de los padres a los hijos, Andrea Pignanelli, Sonia Neibirt y Martín Manrupe encabezan esta campaña que nació en el Taller Anual de la Orientación en opinión pública y publicidad de la mencionada casa de estudios.

La acción se desarrolló el sábado por la tarde, junto a la calesita del Parque Centenario tras haber convocado a través de las redes sociales. La tarde a puro sol y veraniega, terminó siendo un marco ideal para pasar por un colorido stand montado bajo la sombra a metros del lago al mejor estilo picnic.

Con globos, manteles coloridos, cuentos y lápices de colores se proponía invitar a participar a padres y madres junto con sus hijos de una experiencia distinta al aire libre. Durante varias horas de la tarde, la gente se acercó a participar y a compartir un momento con los más pequeños.

La propuesta era que los padres les leyeran a sus hijos un cuento breve y que luego a partir de ese, los chicos pudieran dibujar algo alusivo a lo que la historia les había generado. Luego los dibujos se exponían y se entregaba un señalador detallando los principales beneficios que conlleva leer al menos un rato diario junto a ellos: “ayudás el desarrollo intelectual y personal”, “generás un vínculo emocional”, “creás el hábito de la lectura”, “promovés su curiosidad” y “estimulás su imaginación”.

leer1

La experiencia no terminaba allí ya que además hubo sorteos de libros para que pudieran continuar con la actividad en sus casas. Más allá de los regalos, hubo buena respuesta del público, que se interesó por la propuesta preguntando al respecto y revalorizando un hábito que en la actualidad está cada vez más en desuso.

El saldo terminó siendo positivo, anclado en la sonrisa de los chicos que se retiraban con un libro en la mano y con ganas de leer; y con los padres agradeciendo la iniciativa que siembra o pone a flor de piel el germen de la lectura que nunca debió perderse.

Facebook: Alimentá sus sueños
Twitter: @alimentasuenos