Cortázar en La Noche de los Museos

0
26

El 15 y 16 de noviembre se presentan en la Usina del Arte dos montajes multidisciplinarios de Daniela Lozano, en homenaje al centenario del nacimiento de Julio Cortázar, con entrada libre y gratuita.

- Publicidad -

Ambos montajes se enmarcan en el proyecto Del libro al libro, que plantea la lectura grupal de autores argentinos entre personas de diferentes edades y disciplinas para convertirla luego en experiencia: danza, teatro, fotografía, video, espectáculo, que a su vez genera una nueva lectura plasmada en un libro que da cuenta de la experiencia. El proyecto fue seleccionado por Mecenazgo Cultural en los rubros teatro y literatura. Para contarnos todo sobre lo que se viene el fin de semana, charlamos con Daniela Lozano.

¿Cómo elegís los autores que forman parte del proyecto Del libro al libro?

No tengo reglas. En general en el momento en que creo una regla, ya la rompo. Ley de Murphy. Creo en las causalidades, en las figuras de las que habla Cortázar y que nos van llevando a investigar un autor y no otro, a elegir cierto camino en determinado momento. Creo profundamente en la experiencia, en el trabajo y en la intuición, y así fue como avanzamos en nuestro Proyecto Del Libro al Libro. Cortázar fue el escritor que más se presentó en nuestro camino.
En Reino Crepuscular. Julio Cortázar y los subterráneos porteños, Paula Lena, bailarina que protagonizó el espectáculo, recordaba “Texto en una libreta” de Julio Cortázar que su madre le leía de niña. Ella propuso trabajar con Cortázar y el grupo aceptó.
En Sueños de Buenos Aires. Borges y el budismo, yo tenía un especial interés en trabajar sobre este tema y el grupo me siguió.
Andábamos sin buscarnos. Rayuela 50 años fue un encargo del Ministro de Cultura Hernán Lombardi, que coincidió con mi amor a Cortázar y a Rayuela y con mi experiencia amorosa. En ese video, en esos textos hay mucho o todo de mi identificación personal con ese vínculo entre Oliveira y La Maga.
Clone surgió hace un año en un bar de Fraga y Federico Lacroze, al que suelo ir a trabajar: Simik, el Museo de la Cámara Fotográfica. Leyendo el libro Queremos tanto a Glenda, encontré este cuento, y en mi cabeza apareció el resultado final, la puesta en el Auditorio de Usina, con la orquesta tocando Ofrenda musical de Bach. En ese momento les escribí un mail a Gustavo Mozzi, director de Usina, y al Ministro Hernán Lombardi. En febrero de 2014, el Ministro me recibió y me dijo que si Carlos Koffman, pianista y programador de música clásica de Usina, aceptaba mi propuesta, le diéramos para adelante y así fue. Me contacté con Carlos, quien se interesó mucho en el proyecto y seleccionó a los cantantes e instrumentistas maravillosos que se presentarán este finde. Tuve esa idea y gracias a los cineastas talentosos que me acompañan y a los músicos increíbles que Carlos eligió pude concretarla un año después. Además de conocer a alguien genial como Carlos.

¿Por qué creés que hoy cada vez más se habla de performance en el arte en general?

Creo que la performance tiene que ver con la diversidad, con lo fragmentado y con no perseguir cierta totalidad y creo que tiene mucho que ver con este momento que estamos viviendo, con otros tiempos.

Del libro al libro se propone rebatir la idea de la lectura como algo separado de la acción, de la decisión, de la experiencia, la idea de la lectura en soledad, más allá de la fascinación y el estado de ensoñación que produce la lectura en situación de intimidad.

¿Podrías ampliar la diferenciación entre lectura en soledad como fascinación y lectura en grupo como acción?

En mi opinión el grupo pone límite a la ensoñación que genera la lectura en soledad. El grupo genera acción; la soledad, introspección, fascinación. La creación puede ser individual o colectiva, pero el grupo obliga a que esta creación/acción sea totalmente consciente, deliberada, expresada.

¿Cómo relacionarías esto de la performance con el concepto de Barthes de la muerte del autor y del nacimiento del lector?

Nace la lectura creadora, la lectura que genera performance. Creo que ya no hablamos de un sujeto u otro (autor/lector), sino de la posibilidad de leer y producir a partir de la lectura.

¿En estas casi infinitas lecturas de un texto, no hay riesgo de perder de vista lo que el autor quiso realmente decir? ¿En este sentido, dónde están los límites para la lectura (o no hay límites)?

Igual creo que uno sabe cuándo está forzando las lecturas. En nuestras producciones soy totalmente consciente de ello. En Reino Crepuscular, sobreleí a Cortázar. Geometría Sagrada, círculo, mayólicas, figuras cortazarianas. No digo que no tenía nada que ver, pero yo estaba buscando eso; Cortázar sólo habló de figuras y circularidades en algunas oportunidades.
En los demás trabajos no siento que forcé. Borges y el budismo tiene que ver con planteos del tiempo y del espacio que hizo Borges. En Rayuela llevé todo al amor que fue lo que quise trabajar.
En Clone quise mostrar el inconsciente de Cortázar al escribirlo: Gesualdo, la Ofrenda musical de Bach, el cine. Si bien no puedo hablar de su inconsciente, sí puedo afirmar que todo lo que señalé está en el cuento y yo no sumé elementos como en Reino.

Programa completo

ANDÁBAMOS SIN BUSCARNOS
Video y performance tributo a Rayuela
Usina del Arte – Caffarena 1, La Boca ? Sala de cámara
Sábado 15 de noviembre, desde las 23, cada media hora, hasta la 1, en La noche de los Museos

El proyecto surge en el año 2013 como un video homenaje a los 50 años de la publicación de la novela Rayuela de Julio Cortázar. En el 2014, centenario del nacimiento del escritor, se completa este proceso creativo con la producción de una performance que se estrenará el 15 de noviembre en La Noche de los Museos, combinando video, animación, danza teatro y actuación.  Esta video-performance parte de los capítulos centrados en el romance de Horacio Oliveira y La Maga, así como de los textos vinculados a la escritura. El amor es visto en Rayuela y en el video como una creación: “Hago nacer cada vez la boca que deseo”.

La performance en vivo está basada en los capítulos 5, 6 y 21 de Rayuela, y cuenta con la actuación de Daniela Lozano, dirección y puesta en escena de Eduardo Meneguelli, escenografía e iluminación de Eli Di Bussollo y realización audiovisual de Guillermo Guevara. Músicos: Sergio Lozano y Matías Villarruel. Participan los bailarines Eduardo Cappussi y Mariana Flores.

Andábamos sin buscarnos_foto fija 1

El video, rodado en blanco y negro, recrea el París en el que transcurre la historia a través de locaciones porteñas como Belgrano R, el Tigre y Florida. Está basado en los capítulos 1, 2, 7, 93 de Rayuela. Realizado por Mariano Abalos, Lucas Belisario Córdoba y Ayelén Cornejo con producción ejecutiva de María Luján Sánchez, cuenta con música original de Sergio Lozano y Marcelo Pérez, con interpretación vocal de Mónica Nembrot y la actuación de Francisco Cardozo Matus como Oliveira y Daniela Lozano como La Maga.

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=jknw8cSeQg4[/youtube]

CLONE
Video y concierto basado en el cuento homónimo publicado en “Queremos tanto a Glenda”
Usina del Arte ? Caffarena 1, La Boca ? Auditorio
Sábado 15 de noviembre, a las 21, preestreno en el marco de La Noche de los Museos
Estreno: domingo 16 de noviembre, a las 19

Este espectáculo inspirado en el universo cortazariano fue concebido por Daniela Lozano como una propuesta que combina un concierto de cámara, interpretado por orquesta y cantantes en vivo, con la proyección de un video en el que los mismos cantantes actúan. El origen del proyecto es el cuento homónimo incluido en el libro Queremos tanto a Glenda, de Julio Cortázar. El escritor se inspiró en la Ofrenda musical de Bach para escribir el cuento, y es esta la obra que interpreta la orquesta, dirigida por Sergio Casanovas, en el comienzo del espectáculo. El video fue realizado por Mariano Abalos y Guillermo Guevara, con diseño gráfico de Pablo Derka. La dirección musical del proyecto es de Carlos Koffman.

Los cantantes y actores del video son Graciela Oddone, Osvaldo Ledesma, Hernán Iturralde, Pablo Travaglino, Javiera Paredes, Celina Torres, Marisú Pavón y Norberto Marco.