Un mundo oscuro

0
14

“Desaparecido” dice el pañuelo blanco que cubre la espalda de la mujer que mira por la ventana, en la pared de la habitación cuelga un retrato en el que dos personas de funden en un abrazo y recuerdan a Perón y Eva, en el piso unos zapatitos y unos juguetes. Es la portada de Un mundo oscuro, el primer libro de cuentos de Victoria Mora que reúne historias de soledad, de militancia, y de personajes que se debaten entre el bien y el mal.

- Publicidad -

Son 15 cuentos que conforman un compendio de lo nacional. En Sueños de juventud, Bajen las armas o Yo no sabía, Victoria rescata un pasado de desparecidos y militancia, dos temas que acompañarán otras narraciones junto a las ilusiones de niños inocentes y recuerdos persistentes de un país que nunca volvió a hacer el mismo.

Pero también hay amor y justicia, herencias que se manifiestan en la prosa de esta joven escritora, psicoanalista y docente, que ha publicado cuentos en diversas antologías. En 2012 recibió el primer premio de la Fiesta Nacional de las Letras en Necochea. Ahora prepara su segundo libro. Claudia Piñeiro dijo que sus textos: “conmueven por la contundencia medida con la que narra”.

“Los aparecidos lo tomaron por sorpresa una noche y ya no lo dejaron nunca. Eduardo tenía sesenta años. Era viudo y vivía solo en un departamento que le quedaba grande. Una noche, después de cenar un sándwich, se fue al living a ver televisión. Hizo zapping un rato, se encontró con una escena de película: Jack Nicholson frente a una mesa revisaba papeles y fotos. Era una película que ya había visto y lo había conmovido, un hombre como él en una vejez solitaria” (del cuento Aparecidos)

Cuando uno es inmigrante mira con más atención. Escucha con curiosidad y avidez las historias que construyeron el país que poco a poco se va descubriendo. Ya lo dijo Beatriz Sarlo en La ciudad vista: “En las ciudades extranjeras se encuentra aquello que se piensa perdido en la ciudad propia…”. Son esas reminiscencias ajenas las que se encuentran en libros como Un mundo oscuro. Con una narración impecable, la autora logra captar la nostalgia del devenir, quizás por eso es que inunda. Esa es la palabra correcta. Un mundo oscuro es un libro que inunda.

Para acompañar esta delicia literaria publicada por la editorial cordobesa Llanto de mudo, preparo un pastel de calabacines o zucchinis con pollo:

Se cortan cuatro calabacines en tajadas, se cubren con manteca por ambos lados y se dejan reposar durante 20 minutos. Agregar una pisca de sal. Aparte, se cocina una pechuga de pollo (o un trozo de pata y muslo). Cuando esta frío se procede a desenhebrar y luego se sofríe con pimientos, cebolla y condimentos a gusto. En un molde para horno, se van combinando capas de calabacines y del pollo mechado. Terminar con una capa de calabacines, agregar queso rallado por encima y un huevo batido. Llevar al horno hasta que dore. Acompañar con una limonada con jengibre y miel.

¡Buena lectura!