ESTRENOS SEMANA 44

0
23

Record de estrenos cinematográficos en una semana, ocho argentinos, con mínima asistencia de público  de estos últimos

- Publicidad -

 

La semana cinematográfica 44 (30 de octubre al 5 de noviembre de 2014) quedará como la de mayor número de estrenos de películas de la historia argentina, en muchos años.

Trece films, más el reestreno de “Halloween” (aprovechando su celebración), marcan un record merecedor del análisis que seguidamente se ofrece.

La noticia sería buena de haber sido acompañada por un suceso similar en las recaudaciones en las salas cinematográficas.

La realidad nos muestra que sólo dos de las novedades se instalaron en el “top 10” semanal ocupando la sexta y novena posición. Y también que sólo una de las ocho producciones argentinas estrenadas (“Refugiado”) entró en el “top 20”.

“Refugiado” es el cuarto largometraje de Diego Lerman y el segundo, luego de “La mirada invisible”, en competir en el Festival de Cannes. Presentada en unas setenta salas sólo llevó 10.000 espectadores en tres días, lo que arroja un magro promedio de 150 personas por pantalla. Se trata de un producto de destacada calidad con alto promedio de críticas (80%) en el sitio “Todas las críticas” y con buenas interpretaciones de Julieta Díaz y del niño debutante Sebastián Molinaro y un tema de actualidad como es la violencia de género.

“Boyhood”, el estreno con mayor promedio por sala, 350 espectadores en tres días, ha sido comentado separadamente y su performance en boletería puede tildarse de discreta pese a la excelencia de la propuesta y el “tour de force” de Richard Linklater, su director, que ha venido filmando a sus protagonistas a lo largo de doce años en forma ininterrumpida.

“Rec 4: Apocalipsis”, el más taquillero de los estrenos, tampoco brilló con apenas 15.500 espectadores en tres días y un magro promedio de 200 personas por sala, que la vieron entre el jueves y el sábado pasado.

A “Sólo amigos”, el otro estreno norteamericano de la semana, no le fue mejor ni siquiera consiguiendo ingresar a la primera decena de películas por número de asistentes.

“Cantinflas”, uno de dos estrenos latinoamericanos, recrea la figura del legendario actor mexicano Mario Moreno, quien adquirió notoriedad con “La vuelta al mundo en 80 días”. Se trata en verdad de una  coproducción ya que tanto el director (Sebastián del Amo) como el actor Oscar Jaenada, en notable interpretación, son españoles. Gran éxito de boletería en México aquí pasa totalmente desapercibida, pese a haber sido seleccionada por este país para su posible nominación al Oscar.

“Pelo malo”, la otra novedad de la región, fue dirigida por Mariana Rondón en Venezuela (coproducción con Argentina y Perú). Ganadora de numerosos premios (Mar del Plata, San Sebastián, La Habana, Tesalónica), el “pelo malo” del título es el de un niño que quisiera que su cabello fuera liso y no rizado para disimular su condición mulata. Pero es también la historia de su madre que disputa con su suegra la tenencia del chico y que se ve obligada a encarar trabajos degradantes para poder sobrevivir.

El lector que haya llevado la cuenta del número de películas hasta ahora mencionadas percibirá que aún restan siete estrenos sin comentar. El hecho dramático es que todos ellos son producciones nacionales con lo que el número total de éstas (incluida “Refugiado”) es ocho o nueve si se agrega la coproducción con Venezuela.

“Tenemos un problema, Ernesto” es la única estrenada en varias salas cinematográficas aunque con pobres cifras de recaudación (500 espectadores en siete pantallas) y críticas no siempre favorables.

“Atlántida”, opera prima de María Inés Barrionuevo, no merecía una salida minúscula en una única sala y en apenas dos funciones diarias. Presentada exitosamente en la Berlinale y en el último BAFICI describe el despertar sexual de dos hermanas adolescentes en el sur de Córdoba. Esta provincia viene sorprendiendo con el nivel de su producción cinematográfica que en pocas semanas más volverá a deslumbrar con “Ciencias naturales”, también exhibida en los festivales antes mencionados.  En tres días la vieron apenas medio centenar de espectadores.

“El triángulo rosa y la cura nazi para la homosexualidad” es un interesante documental dirigido por Estebán Jasper y Nacho Steinberg, quienes investigaron el recorrido del médico danés (miembro de la SS) Carl Varnet desde el campo de concentración de Buchenwald hasta su llegada en 1947 a la Argentina. Había desarrollado unos tubos de testosterona y realizado experimentos médicos con consecuencias fatales en algunos de los detenidos. Residió en nuestro país hasta su muerte en 1969 en total impunidad, habiendo sido contratado por el Ministerio de Salud Pública  pese a sus antecedentes criminales.

“Ensayo de una nación”, de Alexis Roitman,  es otro documental destacable ambientado en los festejos del Bicentenario en el 2010. Toma a un conjunto de unos dos mil chicos de escuelas públicas y privadas de todo el país que fueron seleccionados para cantar juntos en un festejo con contratiempos climáticos que dificultaron su presentación como lo muestra el emotivo final de esta película que al igual que las anteriores no será prácticamente vista por casi nadie.

No pude ver “Los elegidos” de Rodolfo Tórtola, “Perdidos en la Patagonia” de Damián Leibovich ni” “Kajianteya” de Daniel Samyn.  En tres días las tres fueron vistas por menos de 200 espectadores y en dos semanas saldrán de cartel. Pero si de algo está convencido este cronista es que, de esta manera, se está matando al cine argentino.