BoyScout, de Dennis Smith

0
25

Confieso, no sin pudor, que lloro siempre con las obras de Dennis Smith. Que logre hacerme llorar, hacernos llorar (no fui la única), no es una virtud de ningún tipo y mucho menos un valor artístico. Sin embargo ciframos  en ese hecho una singularidad: nos habla de un modo peculiar de narrar (con la voz, el cuerpo, la música) que sumerge al espectador en la profundidad de inquietudes humanas insoslayables. Es difícil no caer con él, es difícil no entrar en ese torbellino de fragilidad a corazón abierto. Siempre te agarra desprevenido/a, siempre te revela vulnerable.

BoyScout completa una suerte de tríptico basado en datos biográficos ficcionalizados. Si en Negra se transitaba el duelo por la pérdida de un ser querido y en Dos Hermanos el vínculo fraternal a la distancia, esta nueva propuesta tiene anclaje en el yo, en la búsqueda de un lugar en el mundo (real, simbólico), en la identidad y en la relación traumática con los otros en el camino del crecimiento. En su totalidad, podemos decir que se trata de una trilogía sobre el cambio y la aceptación (aceptar la muerte, las decisiones, el propio ser). No por nada la canción “Todo cambia”, que Dennis interpreta tan maravillosamente, acompaña el derrotero de estas obras como una herida abierta.

BoyScout ocurre durante un verano (ocurre en el recuerdo) en un bosque de sogas, de esas que utilizan los niños exploradores que hacer nudos. El protagonista intenta pertenecer a ese universo de reglas impuesta, a la llamada “normalidad”, pero algo de lo propio se impone, no logra atarse ni reprimirse. Así, la obra resulta un viaje, al propio pasado pero también a realidades de maltrato infantil y adolescente muy vigentes. Se trata de un hecho personal pero luego se trasciende inteligentemente esa instancia porque la ficción le permite ser universal en sus miedos y en sus esperanzas. Es un viaje además hacia la vida adulta.

Ese recorrido (hacia atrás y hacia adelante) se caracteriza por los cambios de ritmo: se pasa de situaciones cargadas de humor (que incluye la enorme capacidad de reírse de sí mismo) a momentos de gran intensidad trágica, de la emotividad a la carcajada, de la palabra a la música y viceversa. La música, interpretada en vivo, y un puñado de canciones (más o menos populares) más que acompañar el relato son parte de él, acentúan significaciones y refuerzan un determinado clima.

No es novedad (ya lo hemos y lo han dicho infinidad de veces) la calidad artística de Dennis Smith, su ductilidad y su embrujo, pero nunca está de más repetirlo. Logra, con pocos elementos en escenas y mucho talento, transformar un recuerdo íntimo en un hecho artístico. BoyScout es entonces mucho más que una confesión (aunque utiliza sus recursos) y una denuncia de situación, es una deliciosa obra de teatro. Sí, eso, con lo mucho que implica.

 

Ficha Técnica

Dramaturgia, Producción General & Dirección: Dennis Smith
Actúan: Dennis Smith, Pablo Kusnetzoff
Músicos: Agustín Buquete (Guitarra), Fernando Losada (Teclados)
Asistencia General: Agustina Nazar Anchorena
Colaborador artístico: Pablo Kusnetzoff
Coreografía: Laura Waisman
Diseño de Luz: David Seldes
Escenografía: Nicolás Nanni
Fotos: Débora Ramos
Diseño Gráfico: Darío Katzev para TRINEO.COM.AR
Programación y Arreglos Musicales: Fernando Losada
Productor: Emilio Laferriere para la Dirección de RR.II. del MCGCBA

Funciones: Miércoles a las 20.30 hs, Centro Cultural San Martín, Sarmiento 1551, CABA. La función correspondiente al miércoles 12 de noviembre se realizará el martes 11 excepcionalmente.