Palabra y pluma, textos políticos y otras mariconadas.

0
10

A veces es difícil encerrar la poesía en textos políticos o en alguna mariconada, hay que tener no solo la pluma, sino los ojos y el corazón afilados. Y Gustavo Pecoraro los tiene. Y los tuvo también hace 20 años cuando se puso en la camisa de Enrico Pomodoro y escribió unos textos que, contrariamente a lo que el propio autor dice, son de sobra pasajes literarios.

Palabra y pluma. Textos políticos y otras mariconadas” es el último libro del periodista y escritor Gustavo Pecoraro que recientemente apareció publicado por la editorial “La mariposa y la iguana”.

Palabra y pluma” es un compendio literario que incluye entrevistas, crónicas, textos políticos, editoriales y por supuesto, la poesía que lxs lectores sabrán vislumbrar entre tanta palabra suelta. Dividido en tres capítulos, el primero de ellos se abre con las editoriales de su programa radial “El Vahído”, que conduce desde el año 2010; el segundo es un resumen de entrevistas y notas periodísticas publicadas en diferentes medios (Revista NX, Suplemento Soy de Página 12, Sentido G, etc.) y el tercero -acaso el más exquisito-, una sumatoria de textos de Enrico Pomodoro, el alter ego que le sirvió como puente para hablar sin vergüenza, sin temor ni timidez del VIH; pero no solo habla –o escribe- del virus, sino que lo alimenta con un humor sátiro y satírico . Acaso el más exquisito, digo, porque nos lleva a repensar, otra vez y mil veces, en la salvación de las palabras, en el dolor que pueda resistirse desde un abecedario ácido, en el aliciente que significó el anonimato en esos años (quizás, hubiese sido inadmisible para el colectivo LGBT –o simplemente G- firmar esos textos con nombre y apellido).

Gustavo Pecoraro intenta, desde “Palabra y pluma” y desde su cuerpo entero, recuperar la historia de la diversidad sexual, escupirle al olvido, ser fiel a las identidades que nos definen y nos construyen (con todas las contradicciones que eso implica) y mantener la memoria las luchas del colectivo LGBTIQ.

Rescatar a Pomodoro haya sido quizás el mayor acierto de Pecoraro en este libro, rescatarlo y besarlo para que no muera, o mejor, para que no se olvide.