Sebastián Calderón: entrevista al autor y director de La familia tibia

0
23

Sebastián Calderón es director y dramaturgo; es uruguayo y desde el jueves 16 hasta hoy sábado estuvo dirigiendo La familia tibia en El Estepario Teatro. La obra es fruto del Seminario para dramaturgos emergentes de Panorama Sur 2013, y en mayo, junio, agosto y setiembre de este año, se presentó en La Gringa Teatro de Montevideo.

- Publicidad -

¿Qué es el Seminario para dramaturgos emergentes?

Hace algunos años se viene desarrollando en Buenos Aires un encuentro con dramaturgos emergentes de Iberoamérica. En tres semanas trabajan en la finalización de la escritura de una obra que trae cada uno de su país. En el transcurso del seminario, el material se moldea a partir de los conocimientos del resto de los integrantes y de la visión de Alejandro Tantanian que es el encargado de coordinar la “clínica” de la obra. El Instituto Nacional de Artes Escénicas de Uruguay otorga una beca por año para asistir al seminario. En julio de 2013, tuve la oportunidad de ir y allí escribí La familia tibia. Además, por los vínculos generados en esas semanas (sobre todo la gran mano que nos dio Maruja Bustamante) nos presentamos estos días con la obra en Argentina, ya que además de un aprendizaje individual, Panorama Sur otorga la posibilidad de relacionarse y facilitar el intercambio cultural entre los seminaristas.

¿Por qué elegiste el tema de la familia para esta obra que presentaste en Buenos Aires?

La familia se fue dando por defecto a partir de otras imposiciones a la hora de escribir. Quería que la obra fuese representada en Montevideo, pensando en que la actuarían mis compañeros de generación de la EMAD. Entonces lo primero fue pensar en personajes jóvenes, de lo cual se derivaría luego la posibilidad de que fueran un grupo de hermanos a la vuelta de sus vacaciones. Con esta base establecida fue más espontaneo volcar experiencias personales y características de mis propios amigos en la obra. Los hilos del conflicto se generaron a partir de una vaga inspiración en las antiguas comedias de puertas. La puerta de la casa de esta familia se convirtió en parte fundamental de la dinámica, a la cual además se sumó un teléfono con contestadora que también es protagonista del asunto. Podría decirse que la obra fue pensada como una comedia de puertas y teléfonos. Pero como siempre una vez que nos enfrentamos a los ensayos, la obra toma el camino que quiere o que puede

092

¿Cuál es el panorama teatral en Uruguay?

Desde el cambio de siglo, ha habido una nueva renovación en el teatro de Uruguay que ha roto un poco con el esquema de “formación” de los nuevos creadores teatrales. No me refiero a la formación en su aspecto académico, sino a las primeras incursiones en el medio de un actor, director, diseñador o dramaturgo. Antes las oportunidades llegaban a través de la gente ya establecida en el medio que te convocaba, invitaba o seleccionaba para un proyecto por mérito o simpatía. Al aparecer, a partir de ciertos creadores muy jóvenes en el principio del siglo que sacuden la escena y cambian muchas de las dinámicas de producción, se genera una apertura a las nuevas propuestas que antes no se venía dando, sobre todo por parte de las salas que comienzan a permitir a grupos de jóvenes estrenar sus obras en días y horarios alternativos. Estas nuevas generaciones conviven e interaccionan con los movimientos anteriores: el independiente, el oficial y el comercial. Nuestra generación llega con esos caminos abiertos y hay oportunidades para la formación teatral como nunca antes en el país, que se traducen en nuevos desafíos para los que recién empezamos y este viaje es parte de eso.

¿Cómo ves toda la movida del teatro off acá en Buenos Aires?

No tengo conocimiento real, sino una noción vaga, a partir de los espectáculos que vi el año pasado durante el seminario. La sensación es que es un circuito inabarcable. Uno viene y mientras compra la entrada para un espectáculo se lamenta por todas las obras que se está perdiendo. Eso en Montevideo no pasa: si uno se plantea ver todos lo que le interesa, seguramente lo logre. Siempre hay una oportunidad. Acá hay muchísimos espectáculos de calidad, de los que uno puede llegar a no enterarse. Lo que sí se ve es una producción intensa respaldada por años de desarrollo. El circuito se ha establecido y acá aparece un problema, porque el off se debería medir por “lo que no es” y no por “lo que es”, es decir lo que se aparta de un sistema, pero ahora esas características propias identifican al circuito. Es una discusión larga y aburrida de esas que solo le importan a los que estamos todo el día pensando en teatro. Si la obra es buena, es buena y punto, sin importar de qué circuito forma parte.

Sebastián debuta en el círculo profesional en 2013 como actor en La patria que te pario, y como dramaturgo en La prudencia del azar. Fue además integrante fundador de la Plataforma La OTI (Organización Teatral Iberoamericana), con la que escribe en colaboración los textos Sex Shop, Hermanas y No hables de ello, este último estrenado en Valencia, España en setiembre de 2014, en el marco de la Russafa Escénica. Actualmente es estudiante avanzado de la carrera de actuación de la EMAD de Montevideo y es integrante fundador del grupo Kinderspiel, con el que presenta La familia tibia.

¿Cómo está formado Kinderspiel?

Kindespiel está integrado por Diego Ayubi, Bruno Contenti, José Pagano y yo. El grupo se forma a fines del año pasado como un grupo de intercambio de cuatro amigos que tenemos en común nuestro tránsito en la EMAD y la inquietud por las distintas ramas del trabajo en el teatro, síndrome de nuestras ansiedades de querer abarcar todo. Nos interesa actuar, dirigir, escribir. Si bien todos tenemos nuestros horizontes personales, cada vez más estos confluyen en proyectos colectivos. No es casualidad que en La familia tibia, dos de los cuatro actúen y los otros dos integrantes estemos codirigiendo. Kinderspiel es un lugar donde confluyen dos sentimientos muy importantes, la admiración por mis compañeros, que son mis referentes en muchos aspectos y la gran amistad que nos une. En un camino que recién empezamos a transitar pero ya nos ha dado mucho, y el vínculo se fortalece porque nos autoabastecemos al ser maestros y discípulos al mismo tiempo de nosotros mismos.

Ficha técnica de La familia tibia

Actúan: Claudia López Foletto, Camila Parard, Diego Ayubi, Felipe Ipar, Lucía Echeverría, Bruno Contenti
Dirección: José Pagano, Sebastián Calderón
Dramaturgia: Sebastián Calderón
Entrenamiento Actoral: Bruno Contenti
Escenografía e Iluminación: Diego Valiente
Vestuario: Mica Outeda, Vale Cesias
Producción en Uruguay: Ignacio Fumero
Producción en Argentina: Maruja Bustamante