Guillermo Mena en la Casa de la Cultura de Río Cuarto

0
56

El viernes 17 de octubre a las 20hs. se inaugura la exposiciónde Guillermo Mena Otro día nublado; hundiéndose una y otra vez en la Casa de la Cultura, Río Cuarto, Córdoba, con curaduría de Daniel Fischer.

La exposición presenta una serie de dibujos, fotocopias, collages y una intervención especifica del autor. Su curador pone en evidencia “la incansable tarea en la que se encumbra Mena, pensando en acumulaciones, aglomeraciones y cúmulos, con un carácter inmersivo y compulsivo” y dice: “El registro se presenta como un estado en el tiempo, como una gran metáfora para describir aspectos de cierto proceso introspectivo y personal”.


Guillermo Mena (2)

De las tres partes de un escenario de primavera, dos son tristeza y la otra no es otra cosa que viento y lluvia. Veh Ching Chen.

“Según Borges, Spinoza entendió que todas las cosas quieren preservar su ser; la piedra quiere ser piedra y el tigre ser tigre…”. En Mena, quizás la de preservar un estado, una forma de estar en el mundo.

Hace tiempo Guillermo Mena trabaja incansable y se encumbra pensando en acumulaciones. Aglomeraciones y cúmulos con un carácter inmersivo y compulsivo. Sus vacios, cubiertos de morfemas, se mezclan con materia y una irritada forma procedimental. Degradar y frotar las superficies hasta abrumarlas, es parte de su manera de representar y pensar. También, la de especular ser, parecer o padecer la vida como “una” noche oscura; como un inflamado e incierto estallido, que permanece e insiste en hacer evidente, lo sombrío.

Arrojo y ardor, se constituye siempre en un territorio para mirar y mirarse. Confuso a veces dudoso, ensaya prácticas del mismo modo que las instituye: Tormenta que acumula nube y se precipita; Tornado que avanza sórdido y violento.

Hoy, en sala, se presenta una intervención específica además de dibujos, fotocopias y collages del 2014. Todos poblados de memorias personales, donde abnegado, negando, negativo oblitera las imágenes que recuerda del pasado. Las transfiere y las funde como un paisaje mental hasta el límite de lo reconocible. Las revienta como nevadas de llanto, como lluvia torrencial interminable; Las traza sin lugar a dudas, como bilis empujada y arrastrada a un frio negro sin fin.

Mientras sus blancos son un abismo, el vestigio es un modo de sentir, una forma donde Mena parece abrevar un torbellino de grises nostálgicos, sensuales, tormentosos. Formas y marañas anidan siempre sobre fotografías y dibujos imaginarios. Esquemas que se expresan mediante un accidente geográfico, un fenómeno climático dibujado, atravesado por un tipo de lengua inexplicable donde se desordenan los recuerdos; Memorias de superficie se funden por la presión de algún medio al cruzarse sensible con una emoción perturbada y profunda.

Truncado, precario y transitorio; contorno, límite y membrana dan siempre lugar a un relato amenazante, a una parábola sobre lo dividido, lo anónimo; Un estado onírico despedazado en visibilidad cero. Grafito, carbonilla, lápiz graso, micro fibra, se constituyen en instrumentos posibles, como jabalina a tierra, como brújula que señala lo inestable-endeble, lo posible-negado. Tranfer y collage son dinámicas de un arranque y movimiento que decantan siempre un diálogo entre el subconsciente y el estruendo de lo evidente.

“Otro día. Nublado. Hundiéndose una y otra vez” representa un estado solitario intimo, donde podemos compartir el resultado de un acontecimiento referencial, metafórico y subjetivo sobre la visión de un mundo, de ese mundo propio, conforme al autor.

Daniel Fischer, curador.

Hasta el 29 de octubre. De lunes a Domingo de 9 a 13 hs y de 16 a 20:30 hs.
Entrada libre y gratuita.
Casa de la Cultura, Rivadavia esquina General Paz.
(Río Cuarto).