Raúl Camargo, director del Festival de Valdivia que empieza hoy

0
18

Uno de los placeres mas enorme  que me ha dado la vida hasta hoy,  es  volver a estar en Valdivia por 3° año consecutivo y poder disfrutar y vivir intensamente nuevamente una edición de su Festival Internacional de Cine. Aquí a más de 800 kilómetros de Santiago se encuentra Valdivia,  sin lugar a dudas según mi opinión la ciudad más hermosa de Chile:

Su arquitectura, sus ríos, sus paisajes, sus ferias, su mercado, sus casas, su plaza y fundamentalmente su gente que nos transmite una calidez que nos permiten sentirnos como en nuestra casa y esa actitud de afecto y de permanente esperanza en el futuro que vendrá la transmite una sociedad que en 1960 fue sacudida por el terremoto más intenso que se tenga registro. En este ámbito se desarrolla desde 1994 su festival de cine uno de los más prestigiosos del mundo

Venir a este festival me permite ver qué han realizado los mejores directores de la nueva camada de jóvenes chilenos, muchas de ellas óperas  primas que luego se presentarán en los mejores festivales del mundo. Además en su programación siempre está presente películas que reflejan una mirada crítica de la realidad chilena para que se pueda tomar conciencia de su existencia y poder modificarla. Es opinión unánime de todos los directores que vienen de Santiago y del resto del mundo que su programación es uno de los puntos más altos del festival, programación que estuvo a cargo hasta el año pasado de Raúl Camargo.

Raúl que además de responsable de la programación del festival ha sido académico de la universidad ejerciendo como profesor de historia del cine quien a partir de esta 21° edición del festival ha sido elegido director del festival reemplazando a Bruno Bettati quien paso a cubrir un importante cargo en la función publica.

AG: ¿Cómo recibiste la designación, y si bien  fuiste pieza clave en la consolidación del  festival qué cosa acentuaste en este primer  edición como su director? 

RC: Agradezco tus cariñosas palabras y te cuento que este es un Festival que involucra varios sectores: el público, el privado, el académico, el científico para brindar una celebración al cine en 6 días. Este año como director, ya que Bruno fue designado jefe de asesores en el Ministerio de Cultura, he asumido con bastante alegría y tratando de acercar el Festival a los públicos que me interesan bastante que son los colectivos, los sindicatos, las juntas de vecinos, a la comunidad valdiviana y de la región.

AG: ¿No crees que el éxito creciente del festival se debe también a que en general los festivales realizados en las distintas capitales latinoamericanas no escuchan la voz de los realizadores del interior de su país?

RC: En general los festivales hacen una defensa de un cine ausente y hay muchas películas que al no tener antecedentes sus directores van quedando fuera del circuito. Una de las ventajasde este festival es que tiene un equipo de programación muy profesional que puede detectar valores nuevos y que nos da la opción de instalar directores noveles , operaprimistas y a su vez posibilitar que esos directores tengan un circuito con el sello de Valdivia.

AG: Has dicho que quieres que el festival de Valdivia deje de ser un evento que se realiza una semana en el año y se transforme en una  plataforma de actividades de carácter constante, ¿cómo pensás instrumentarlo? 

RC: Desde marzo del año que viene queremos tener una sala para proyectar una vez por semana nuestras películas, dar clases de historia del cine, formación de publico infantil y juvenil, cosa que en octubre tengamos el desarrollo del festival y sea el corolario de un trabajo anual para acercar a la audiencia a la pantalla cinematográfico.

AG: A nuestras películas latinoamericanas les  resulta casi imposible conseguir salas de exhibición en nuestros países pues las  mismas están tomadas por las películas yanquis. Esto ha provocado con el tiempo  un desacostumbramiento en nuestro publico a ver película en su idioma que además  muestran nuestra identidad. Un proyecto que tenés que serviría para luchar contra esta situación común a toda  Latinoamérica es la formación de público y  empezando por los más pequeños. Contanos de que se trata.

RC: Por supuesto, pero tampoco podemos sacrificar a las generaciones mas grandes. Es importante la formación del publico infantil-juvenil pero tambien habra clases generales y gratuitas de apreciación cinematográfica para todas las edades.

AG :Has dicho que no se puede seguir apostando a las salas comerciales, ¿qúe es lo que habría que hacer?

RC: Creo que hay que tener una red alternativa de exhibición. A mí me gustan mucho los cineclubes. El Estado tiene que invertir en cineclubes porque finalmente es una comunidad con un acuerdo directo con los realizadores. El cine pasa a ser una herramienta cultural y elaboracion de conciencia critica fundamental. Los cineclubes permiten acortar la brecha entre el cine y la comunidad.

AG: En la apertura estará el último trabajo de la excelente documentalista chilena Tizziana Panizza quien hace unos cuantos años en el  BAFICI nos deslumbró con un documental que codirigió “74 metros cuadrados” 

RC: Si, exacto. Nosotros hemos dado todos sus cortometrajes. Ahora tenemos una primicia mundial que es una pelicula de 34 minutos con respecto a una reflexión poética filmada en super8 que es una condición de Valdivia y de Chile, único país del mundo en que un terremoto de 7 grados es un temblor. Cualquier movimiento telúrico si no es fuerte nos pasa nada es como parte del respirar. El tema es que los trabaja poéticamente con imágenes y textos y lectura social en relación al terremoto y todas las responsabilidades políticas.

AG: Hay dos secciones que nos permiten disfrutar del mejor cine chileno :  la competencia chilena y Ventana chilena. ¿ Qué destacarías de las mismas?

RC: De la competencia no puedo destacar nada porque están en competencia. De Ventana tenemos películas muy especiales y variadas, tenemos comedias comerciales como Fuerzas especiales, tenemos una pelicula experimental de José Luis Torres Leiva, ex programador del festival que se llama 11 habitaciones en Antartica que está basada en un disco de Leo Quintero, toma las canciones, un hotel y en cada habitación del hotel hace un cortometraje. Es maravillosa. Tenemos tambien un homenaje a la Universidad que es una historia del cine club El cine del Alma Mater donde nacioó nuestro festival. También está Propaganda, una película colectiva politica maravillosa. Tenemos dos premieres latinoamericanas, una es de La Voz en off, del artista valdiviano Cristian Jimenez que acaba de estar en San Sebastián y Biarritz; Santiago Violenta tambien va a ser una premiere. Para cerrar Crystal Fairy y el cactus mágico de Sebastián Silva, director de La Nana, ya afincado en EEUU. Tenemos un panorama bien completo que habla de la producción nacional

AG: La sección Primeras  Naciones aborda el cine realizado por los pueblos originarios latinoamericanos, ¿qué tendremos este año?

RC: Bueno primero un orgullo es cuando ponemos una pelicula de la nación mapuche no pone Chile, es una distincipon politica importante. La seccion la programa un video artista que le da un cariz artistico de busqueda de lenguaje y de cosmovision de un pueblo originario. Invitamos a directores latinoamericanos que están todos. Tenemos una pelcula de RapaNui, Uho te Uka tenemos la pelicula mexicana de Hatuey Viveros Lavielle Café cantos de humo que ganó en Biarritz;  hay cinco cortometrajes de Hual Mapu hecho por un colectivo de la Universidad de la Frontera de realizadores mapueches; tenemos Sergio Carballo director del Festival Pachamama Cine de Frontera (Brasil, Paraguay Bolivia). Tenemos Los pueblos indigenas y el VIH temas conflictivo y Bankilal que es una pelicula mexicana de la comunidad Chenalhó a unos kilómetros de Chiapas que es de María Dolores Arias y una pelicula tambien sobre el rito. María Dolores es la primera mujer de la comunidad que hace películas en una comunidad que es muy machista Son todas películas hechas por la comunidad y es politicamente incorrecta. La política nunca es correcta. La violencia, el machismo pero tambien lo mancomunado que es tener una tradición

AG: El Consejo Nacional de Televisión (CNTV)  participara por segundo año en el festival con una sala exclusiva de contenidos televisivos donde estarán “Chile en llamas” de Carmen Luz Part , “Chile se moviliza” de Cole Correa y Carolina Trejo , “Habeas  corpus” de Claudia Barril y Sebastián Moreno y “Príncipes de barrio” de Sebastián  Araya  Serrano que nos muestran una televisión  que centra su mirada en la realidad chilena.

RC: Hay un punto que es importante agradecer al Consejo Nacional de Televisión que traen un programa totalmente social de la  Vicaría de la Solidaridad que velaba por los derechos de los perseguidos durante la dictadura militar, es decir una iglesia comprometida con la protección de ; eso hizo que en Chile la cantidad de muertos no fuera el triple. Entonces la histoira de esa Vicaría es la que se muestra en Habeas Corpus; luego tenemos a Carmen Luz Part que había hecho una pelicula sobre el Estadio nacional que fuera centro de tortura en Chile hace ahora una pelicula sobre la censura en el arte pero hizo un corte especial para este festival que es la historia de la censura en cine. Se va a dar acá y nunca más. Y Chile se moviliza que tambien es estreno sobre el combate de Mehuin donde la comunidad organizada se movilizó para luchar contra las minas contaminantes. Y se cierra con Principes de barrio que es la historia de un joven de clase baja que intenta salir por medio del fútbol y se vuelve una estrella.

AG: En el festival estará parte de la obra de dos  directores de culto de la Argentina y específicamente sus obras están centralizadas en la provincia de Bs. As.  uno representativo del BAFICI  Raúl Perrone y el otro representativo del festival  de Mar del Plata José Celestino Campusano

RC:  En el 2009 hicimos en CineB una retrospectiva completa de Perrone, cuando él en Argentina estaba siendo dejado de lado por la intelectualidad y al otro año fue Campusano, en ese tiempo solo tenia Vil romance y Vikingo y finalmente tenemos a ambos. Campusano está filmando en Valdivia, a mí siempre me extraño que Campusano se lo tiene a invisibilizar, generalmente en Latinoamérica va a muestras, no va a competencia, y en Europa a excepción de España tambien se lo invisibliza. El Perro Molina la damos como work in progress para dejarle a Mar del Plata la premiere mundial, la damos completa pero se da en el work in progress.

AG: Una de las deudas pendientes que nos va a  dejar esta 21° edición del festival es no  permitirnos disfrutar del Teatro Cervantes creado en 1935, una pieza importantes de  la historia cultural de Valdivia y que el año pasado como prólogo de su reapertura allí  se hizo el cierre del festival . Pues hasta hoy están pendientes en el Ministerio de Cultura los 500 millones de pesos aprobados para su restauración.

RC:  En este momento hay un plan gubernamental de recuperación, con planos y presupuesto aprobados que es un plan a largo plazo. En un escenario optimista tendríamos el Teatro Cervantes en 4 años más. Gracias a la ciudadanía podría haber sido un estacionamiento. Ya nos había pasado cuando se demolió el hotel Pedro Valdivia. Acá hay un importante patrimonio cultural y la ciudad de Valdivia que es organizada y combativa protege el Teatro Cervantes y finalmente el cine tambien es legado y relato. El Festival se seguía haciendo en el cineclub en el que nació, hoy por razones de seguridad tenemos que hacer en la Carpa Encuentro pero cuando la ciudad recupere la sala estaremos ahí seguramente.

AG: Muchas gracias Raúl por recibirme en los momentos previos al comienzo del festival y el mayor de los éxitos en esta nueva edición