Perdida

0
17

Asoma una de las primeras candidatas al Oscar con gran interpretación de Rosamund Pike

David Fincher debutó en el largometraje con “Alien 3”, pálida secuela de las  dirigidas sucesivamente por dos grandes realizadores como Ridley Scott y James Cameron. Tan opaco comienzo no permitía presagiar que, apenas tres años después, “Pecados capitales”, su segunda película, lo consagraría como un nombre importante de la cinematografía norteamericana. De allí en más se agregarían otros títulos relevantes como “El club de la pelea” y “El curioso caso de Benjamín Button”, de nuevo con Brad Pitt y más recientemente “Red social”.

“Perdida” (“Gone Girl”), su décimo film se perfila como una de las primeras firmes candidatas a llevar nominaciones para los Oscar del año que viene. Y quien más chances parece tener es la inglesa Rosamund Pike (“Orgullo y prejuicio”, “Otro día para morir”) cuyo personaje, Amy Dunne, da título al nuevo opus de Fincher.

Justamente en el inicio se lo ve a su marido Nick  (Ben Affleck) desolado, cuando al llegar a su casa no encuentra a su esposa. La siguiente escena transcurre en “The Bar”, tal el nombre del bar (valga la redundancia) que administra junto a su hermana gemela Margo (Carrie Coon). Esta mantenía una mala relación con su cuñada “desaparecida” a la que considera “complicada”, eufemismo que ella aplica a quien considera una “bitch”.

Otro personaje femenino entrará en acción, la agente de policía Rhonda Boney, bien interpretada por Kim Dickens, que recuerda al que interpretara Frances McDormand en “Fargo”. Su investigación la conducirá a encontrar rastros de sangre en la casa de los Dunne y a que las sospechas sobre un posible asesinato recaigan sobre el marido.

Ha pasado menos de una hora sobre un total de casi 150 minutos que dura el film y es el momento en que conviene que el crítico no devele más acerca de la trama para que no surjan “spoilers”, como suele decirse en inglés

Lo único que se puede revelar es que habrá, numerosas sorpresas y aparecerán varios personajes ligados tanto al marido como sobre todo a la mujer, tanto en la actualidad como en el pasado.

La situación se agravará lo suficiente para que Nick se vea obligado a contratar a Tyler Perry (Tanner Bolt), un abogado exitoso y muy caro. Y también entrarán a tallar los medios, sobre todo la televisión a través de locutoras mediáticas. Pero serán sobre todo las movilizaciones populares de vecinos, los padres de Amy y gente con pancartas las que irán en crescendo al no tener noticias del paradero de la “gone girl”.

Habrá un vuelco sorpresivo en la última media hora y lo que no puede negársele a Fincher es su capacidad para mantener el interés del espectador hasta el acertado final con que se cierra “Perdida”.