Bienal de Montevideo 2014: Adriana Bustos

0
44

En esta segunda Bienal de Montevideo que se inauguró el miércoles 24 por la noche, destaca, sin dudas el trabajo de Adriana Bustos (Bahía Blanca, 1965. Vive y trabaja en Córdoba, Argentina) como el más interesante por factura y calidad, su propuesta conceptual imaginativa y sus múltiples líneas de lectura.

La propuesta presentada está conformada por tres piezas: Imago Mundi IV, Independent Thinkers III, acrílico, grafito y plata sobre canvas, 200 x 200 cm; Imago Mundi V. Goldsilver Map, acrílico, grafito, plata y oro sobre canvas, 200 x 370 cm; Imago Mundi III, cauces de los ríos Magdalena, Mekong, Paraná y Río de la Plata, acrílico y grafito sobre canvas, 40 x 600 cm.

La primera pieza que nos recibe es una especie de papiro de 6 metros de largo que ilustra el cauce de un gran río que en realidad no existe. Es el río que construye Bustos a partir de tres experiencias de vida de la artista. Se trata de los ríos Magdalena en Colombia, Mekong en el sudeste asiático, río Paraná y Río de la Plata.

imago-mundi-III copy (1)
Imago Mundi IV, Independent Thinkers III, aAcrílico, grafito y plata sobre canvas, 200 x 200 cm

Todo el trabajo consiste en poner en relación hechos geográficos e históricos, tiempos y espacios considerados desde su más contundente racionalidad moderna en un marco creativo que los deslea, es decir, que rompa y confunda la linealidad de la historia o la geografía positiva, para pensarlo imaginativamente, en clave de interpretación libérrima, lúdica, incluso contrafáctica o “contrareal”.  Así parece en el mismo río, El General en su Laberinto y El Amante, como un continuo donde la literatura de García Márquez o la de Margarite Duras se unen gracias al nuevo relato visual que construye Adriana.

DSCN2290

DSCN2291

Todo dibujado y pintado por la artista, con una calidad gráfica y plástica sumamente bella. Esos caminos del conceptual imaginativo y sensible, donde la experiencia vivida en la práctica artística resuelve una mirada propia sobre la historia, el tiempo, el espacio, la cultura que a la artista le toca vivir.

En el muro tenemos los dos grandes mapas, realizados a imagen y semejanza de las ilustraciones geográficas típicas de la época de los viajes “descubridores” y las primeras representaciones planísfericas del mundo a partir de la incorporación de nuevas tierras al control europeo.

Imago Mundi V. Goldsilver Map es un planisferio que contiene un mundo integrado por Uruguay y Argentina, a partir de una historia común, no lineal, no cronológica, interconectada de manera horizontal, múltiple y rizomática, junto a la representación de hitos que refuerzan la retórica de lo rioplatense, como pueden ser la trilogía iluminista de influencia en América conformada por Voltaire, Montesquieu y Franklin, junto a un detalle de una pintura de Cándido López y ilustraciones de las moléculas del oro y de la plata.

Goldsilver Map copy (1) (1)

Imago Mundi V. Goldsilver Map

A su lado el otro mapa, el que ilustra la nota, que es una especie de relato constelado de batallas, personajes, mojones de nuestra historia común. En palabras de la propia Adriana sobre este trabajo: “Los nombres de las estrellas que comparten los cielos de Buenos Aires y Montevideo en el mes de septiembre, han sido remplazadas por nombres propios, por sustantivos, por palabras, lugares e ideas que impulsaron  las independencias de las naciones del sur de América del dominio europeo.  Aún así el “nuevo tiempo” de nuestras naciones, será el tiempo de la colonia y el de su historia de la independencia”.

Sin dudas, como ya dijimos al comienzo, esta es la propuesta más interesante de esta segunda Bienal y uno de los atractivos para recorrer las instalaciones del edificio del Banco República. Vale la apueta de Adriana, que además se fortalece como una de las artistas más contundentes de su generación, de perfil bajo y alto trabajo de taller, que se permite tres gestos muy valiosos en el arte argentino de hoy: la profundidad conceptual de la práctica, el trabajo plástico de excelente calidad,  el sentido del humor y la relectura teórica y su plasmación visual de nuestros padres fundadores, mitos originarios y mojones políticos desde el siglo 17 en adelante, permitiéndonos asomar a una serie mayor en la que viene investigando Adriana a partir de sus mapas como modos de representación de la historia y el archivo no como constipación y trauma, si no como punto de partida imaginativo y libre.