Itineraria EAC T15: Cecilia Vignolo, Paisaje

0
16

Cecilia Vignolo (Montevideo, 1971) apuesta por el cuarto propio como uno de los modos de afirmación que la caracterizan, esto es, revalorizar todo lo que ancle en su cuerpo punto de partida de su sistema de obra y lenguaje expresivo. Desde allí logra resolver algo que podría estar entre la performance de género y la pintura, al intervenir la celda del EAC con sus Paisajes, resueltos en cera depilatoria y vellos propios sobre lienzo.

- Publicidad -

4-Cecilia-Vignolo-10-mujeres-2-territorios

Foto: Mauricio Pizard

Estas obras, que también podrían ser pensadas como naturalezas muertas, han sido confeccionadas con el resultado de las depilaciones que Cecilia realiza cuando llega el verano. Aclaremos que ella no se depila por una cuestión social, y no tiene ningún prurito ni verguenza en mostrar, por ejemplo, los tupidos vellos de sus piernas.

Lo interesante de su trabajo, que le valió obtener entre otros numerosos premios, el Primer Premio Proyecto, 49º Salón Nacional de Artes Plásticas de Montevideo, con su obra “Salón de Belleza”, es ese gesto tan potente que le equilibra el decir poético y el decir político, en un juego plástico, performático y teórico encantador. Así, se mueve entre Frida Kahlo y Ana Mendieta, retomando lo mejor de la tradición de nuestras pioneras en el arte de acción que propusieron distintas confrontaciones con el status quo acerca de los modos de representar el cuerpo de las mujeres. Pero hay algo más, y es esa estética cuidada y ligeramente opaca e inquietante, que se planta en formas abstractas, toda vez que el trabajo morfológico en la búsqueda de Cecilia, no solo en sus pinturas si no en toda su práctica, también es de destacar como una marca de exploración visual rigurosa.

Sus paisajes hechos de pelo logran transformar un objeto considerado de más en el cuerpo de la mujer, que es visto socialmente desde lo peyorativo, con una carga de algo vil y que sirve para afear y es motivo de burla esta artista, levantando un mundo expresivo que convierte la despojada celda del EAC en el cubo blanco de una sala de exposición, o incluso en una sala de museo; con sus cajas enmarcando las obras, tan prolijamente, estos tres cuadros de formato tradicional y género historiográfico aportan el toque más animal, orgánico y vivo de toda la propuesta. Y la paradoja emerge: con una acción que se preescribe obligatoria para el universo normativamente considerado femenino es desde donde Cecilia logra derribar uno de sus estigmas más sostenidos: el del prototipo de la belleza de la mujer.

 

Cecilia VIGNOLO, “Paisaje” (2010-2014). Instalación
Cajas de madera y vidrio, lienzos crudos, cera depilatoria y vellos. Medidas variables
Paisajes compuestos con cera depilatoria sobre lienzo, con los vellos corporales producidos en los períodos 18 de dic 2010 – 18 de dic 2011, 19 de dic 2011 – 18 de dic 2012, 19 dic 2012 – 23 de dic 2013.